Innovar es saber mirar un poniente (llamado también ocaso o puesta de sol) como una oportunidad de progreso y de mejora, por “donde va el sol”, la vida, sabiendo que al día siguiente, muy probablemente volverá “a nacer” y nos marcará nuevamente el camino a seguir, el camino de las estrellas, el de la Vía Láctea, el que han seguido los pueblos, en su proceso de mejora, del Este hacia el Oeste.

Leer más

“En la espiral de la innovación”, una de las experiencias destacadas por su proyección hacia el norte (ciencia-tecnología) y el oeste (proyecto-aventura) es la de Pharma-Mar. Es una empresa adelantada, una empresa de futuro en el presente, una opción a largo plazo, una empresa que genera conocimiento y aplicaciones, una empresa que nos adelanta el porvenir, una empresa que genera empleo y puestos de trabajo, una empresa muy tecnificada y avanzada. Por eso está en la rosa de los vientos de la innovación, por eso aparece en el citado libro.

Pharma Mar es una empresa del grupo Zeltia, fundada en 1986 por José María Fernández Sousa-Faro, actual Presidente. Se encarga de la investigación, desarrollo y futura comercialización de medicamentos de origen marino para el tratamiento de enfermedades tumorales. Su objetivo es convertirse en una empresa bio farmacéutica, esto ocurrirá cuando se comercialice alguno de sus productos.
Actualmente es la principal empresa biotecnológica de España y una de las más importantes a nivel mundial, en la lucha antitumoral.
Destaca como empresa innovadora por el estilo directivo y la confianza de éste en la investigación y sus resultados, las personas que integran la empresa, la conciencia de Grupo de todas las filiales y todo ello dentro del marco del sentido común.

Leer más

En 1999 conocí a Francisco Martín Frías y a su inseparable Paco Sosa. Denotaban energía y positividad, parecían dirigentes de una ONG, aunque lideraban una empresa de transporte urgente que le había ganado la batalla a las grandes multinacionales del sector. Lo habían hecho a partir de una doble vertiente: desde el cliente y la sociedad; y hacia las personas, en una dimensión humana de la empresa, que permitía establecer un marco de participación altamente innovador. MRW era el Este en mi modelo, es decir, el mundo del Cliente, el mundo de la madre, el mundo de las raíces, de lo que nace y se proyecta desde ahí. En el libro “En la Espiral de la Innovación” ocupaba el Este -es una forma de hablar-, además, se situaba geográficamente en el Este, en el mundo catalán, aunque su proyección estratégica era hacia el Oeste, porque su proyecto era y es un gran proyecto.

Leer más