Malas Prácticas (o algo así)

Me gusta poco hablar de malas prácticas, porque son más difíciles de quitárnoslas de encima que de adquirir las buenas.

Pero diré algo al respecto. Ayer cuando incorporé mi entrada de Buenas Prácticas en twitter y cuando se me agotó el discurso, bueno, al menos, eso parecía, se me ocurrió hablar de malas prácticas y esto lo voy a reproducir aquí, porque aunque en el fondo no sea original, es un recordatorio de Malas Prácticas, no de todas, sino de algunas que a mí me parecen en mi improvisación más frecuentes;

– no escuchar ni leer más que a uno mismo

– “no saber dónde estás”

– “criticar al otro” por deporte

– “rodearse de amigos que no trabajan” lo decía Nietzsche

– hablar de lo que no sabe, y aún sin informarse mínimamente

– “ser un fantasioso” delataría Lucas Mallada

– “no saber compartir lo que se sabe”

– ser un mentiroso … (y cuantos ejemplos tenemos delante de los ojos)

– leer los discursos que le han preparado porque a) no entiendes tu letra, o b) no sabes que decir, o c) porque tienes miedo de tu poca capacidad y prefieres resguardarte.

– tener tan mala letra que no te entiendes ni tú mismo lo que has escrito, como los médicos.

– no saber inglés -o gallego- y tener que utilizarlo continuamente

– creerse mejor que los otros

– querer cambiar algo que no se entiende -por ejemplo, el ya lamentablemente famoso, Wert-

– dar demasiado la “lata” al personal. Me voy. Ciao. Buena tarde a todos.

La verdad es que escribí más y les puse más matices políticos, porque el tiempo lo requiere, pero más o menos ahí quedan. No es un estilo Twitter, pero yo tengo mi estilo y si no le gusta, como decía Groucho, puedo darle otro …. o no, quien sabe.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *