“Fortalecernos en la lucha contra la enfermedad del intelecto -el idealismo- que cree que lo real puede dejarse encerrar en la idea, y que acaba por considerar el mapa institucional como si fuera el territorio; y contra la enfermedad regenerativa de la racionalidad -que es la racionalización- la cual cree que lo real puede agotarse en un sistema coherente de ideas”

Sin duda, unos buenos propósitos, aunque todavía tienen ocupadas las mejores posiciones en la pajarera, son más -mucho más- interesantes para el poder y sus manipulaciones.

Entradas relacionadas

2 comentarios en «Morin»

  1. Y en otro momento dice:
    “Es necesario enseñar los métodos que permiten aprehender las relaciones mutuas y las influencias recíprocas entre las partes y el todo en un mundo complejo”
    ¡Ya lo creo!

  2. En muchos aspectos, Edgar Morin es como reencontrarse con el sentido de las cosas y de sus relaciones.
    Para mí, en muchos sentidos, ha sido una contrastación, con palabras más puestas, más en su sitio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *