“Lo que desapruebes de tus superiores, no lo practiques con tus subordinados, ni lo que desapruebes de tus subordinados debes practicarlo con tus superiores. Lo que desapruebes de quienes te han precedido no lo practiques con los que te siguen, y lo que desapruebes de quienes te siguen no lo hagas a los que están delante de ti”

cbicolor.jpg

Hace años me llamaron de la Administración Pública para dar un curso de motivación, parece que los ánimos y “motivos” de funcionarios de hacienda no estaba muy altos, y pensaron que quizás un curso, algo de teoría no les vendría mal. Lo cierto es que lo pasé mal preparando aquél curso, porque no encontraba la fórmula. No era un problema de contenidos, sino de formas, y después de vagar por mis pensamientos con pocos recursos ortodoxos, volví a mi primer pensamiento: me dije, si saben lo que no les motiva o les motiva cuando tratan con sus jefes, sabrán lo que les puede desmotivar o motivar cuando tratan con sus subordinados. El curso fue un auténtico éxito de crítica, aunque algunos se quedaron con las ganas de poder decir lo ortodoxo, es decir, “no estamos motivados porque no nos pagan”. Muchas veces he buscado mis notas de esa sesión, porque fueron muy ricas y muy enriquecedoras para los participantes. En realidad, fueron ellos los que establecieron los criterios y las prelaciones de sus motivaciones. Recuerdo que las apuntamos en una gran pizarra, y luego, como no cabían más, tuvimos que recurrir a que un conserje nos trajese un soporte de papel. Fué estupenda, pero no sé porqué no tengo ni una nota de todo aquello. Será quizás porque me emocioné (me motivé) tanto con la experiencia, que se me olvidó hasta la memoria. Hoy me gustaría recuperarlo, porque cuando no tienes algo tiendes a sobrevalorarlo si crees que lo necesitas. Supongo que tampoco sería para tanto.

Al encontrar esta cita de Confucio en la red, la asociación de ideas me llevó a esa mi experiencia con funcionarios sobre motivación.

xin_3449f0d2d89e4389a8de05ca8e64266b.jpg

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *