Sólo mercado y capitalismo

Nos lo cuenta Naomi Klein en el recomendable libro: “La doctrina del Shock”. Habla de lo que afirmó Davison Hubdoo, ex alto dirigente del Fondo Monetario Internacional en carta dirigida a su director: “Para él, el programa de ajuste estructural del FMI era, en su conjunto, una forma de tortura de masas en la que gobiernos y pueblos `que gritan de dolor¨ se ven obligados a ponerse de rodillas ante nosotros (FMI), rotos, aterrorizados y en pleno proceso de desintegración, rogando por que les mostremos un ápice de decencia y de actitud razonable. Pero, en vez de eso, nos reímos cruelmente en su cara y la tortura continúa, sin que remita en lo más mínimo” pag. 352 de la versión española.

Entradas relacionadas

4 comentarios en «Sólo mercado y capitalismo»

  1. Había leído el libro de Naomi Klein hace unos años …. pero no lo leí bien …. tal vez coincidiera con una de esas fases en que leer es una buena disculpa para olvidarse de otras cosas y no está del todo centrado. Lo cierto es que la relectura que estoy haciendo me está dando una dimensión tremendamente interesante de cómo son las cosas en el capitalismo, de cómo empeoran hacia la acentuación de la contradicción entre mercado y modelo económico por una parte, y democracia por otro. En definitiva y simplificando, para conseguir mercado hay que renunciar básicamente a la democracia e imponer en estilo Pinochet al pueblo una tortura indebida, injusta y nada buena para forjar futuro. La contradicción seguirá acentuándose …… ¿hasta cuando? …. Ya veremos o ya verán otros más jóvenes.

  2. Horrible experiencia la que espera a los brasileños con el nuevo presidente “traidor”, el hierático Temer. Inmediatamente ha publicado dos decretos para reconstruir la economía friedmanita de mercado ….. pobres brasileños ….. en unos años la gran mayoría estarán arrepentidos de no haberse opuesto con energía al “golpe de estado” del impeachment de Dilma Rousseff. Ahora les va a tocar resistir …. y perder gran cantidad de ventajas que habían conseguido con Lula y Dilma.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *