Dé oportunidades a otros (segundo consejo)

Si, dé a sus alumnos la oportunidad de participar y ser creativos e innovadores. Déjeles participar, déjeles hablar, escúcheles, construya espacios de aprendizaje donde puedan participar, ser ellos mismos, y compartir con otros su materia y otras transversales.

Es mas difícil para el profesor y requiere una preparación complementaria, y sobre todo, una voluntad de querer cambiar las cosas y contribuir a desenvolver espacios de aprendizaje diferentes.

En nuestro país damos muy poco espacio, por no decir en algunos casos, ninguno, para la participación, y eso acaba conllevando dos cuestiones básicas: subordinación (los mejores son los que mejor se subordinan a los que les pedimos) y desmotivación (el estudiante quiere, pero no puede; le gustaría, pero no le dejan: sólo le quedan los pasillos para crecer como él quiera, y es tanta la presión sobre él y sus compañeros, que lo normal es que cuando hable con otros en los pasillos, se centre en construir un discurso de antítesis en lugar de un discurso de integración y síntesis, de complemento y de ayuda entre todos).

Es preciso abrir las aulas a los estudiantes y esto no significa la antítesis de no dejar ningún espacio para aprender conjuntamente, sino que es preciso ir testando las posibilidades de paulatinamente escuchar un poco más, y considerar que lo que otros dicen casi siempre tiene una buena parte de coincidencia con lo que nosotros pensamos o creemos saber, por lo que podemos aguantar mucho más que lo diga un estudiante u otro y no que siempre tengamos que ser nosotros los que llevemos la única voz cantante.

En realidad, dar la oportunidad de participar es una buena práctica, y se puede ir aprendiendo a partir de una experiencia con un horizonte (mejorar paulatinamente la participación) y sin prisas. No conseguimos más que problemas cuando abordamos las cosas apresurados. Decía Marañon que: “La rapidez que es una virtud, engendra un vicio, que es la prisa”. En todo, aprendemos más despacio de lo que nos gustaría. No es que seamos tontos, sino que parece que no queremos tener tiempo.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *