Lo peor de regresar a Madrid es la depre que se respira.

Miras los periódicos y es una peniña; miras internet, aunque sea yahoo, e igual …. todo está en pena ….

Aquí en Brasil, por el contrario, no sólo hay la alegría tradicional, sino la que se produce cuando las cosas están inflándose y hay horizontes atractivos ….. a pesar de los funcionarios y sus huelgas -funcionarios que aquí en general son privilegiados en términos relativos, también por sus sueldos- …. tienen el Mundial de 2014 ahí a la vuelta de la esquina, y luego los Juegos Olímpicos dos años después ….. mucha construcción, mucha inversión en carreteras, en estadios, en calles, …. y por tanto, trabajo, aunque no sea de demasiada calidad …. todos están tan eufóricos que todos quieren adelantarse y ganar más dinero, porque me temo que están gastando mucho más de lo que pueden ….. ya se habla de que están agotando su capacidad de endeudamiento, y aquí los intereses -juros, se dicen- son altísimos …. cuando compras a plazos … y la gente quiere disfrutar ya de lo que creen que ya tienen ….

El punto débil como siempre serán las exportaciones, que seguro que se resentirán, a pesar de que los precios de productos básicos están subiendo, pero también la sequía se ha apoderado del ambiente. Más de la tercera parte del territorio brasileño está en mínimos de humedad, a niveles similares a los del desierto del Sahara … y eso se nota en las producciones, y también en las rentas. Y las sequías nos adelantan las disputas …. casi siempre. Y los precios siguen subiendo a mayor ritmo que la producción ….. todo se está encareciendo más que la subida de rentas.

El caso es que el regreso, como le pasaba al pobre Ulises, siempre es dificultoso, y en este caso, cuando ves los 40.000 parados más de agosto, empiezas a temblar …. con rescate y todo. Bueno, el rescate ya va a ser la monda … con los hombres de negro ….. por ahí controlando y dando órdenes, y los Rajoys cumpliéndolas ….. y la calle cabreada …. va a ser un curso difícil, muy difícil ….. mucho. Esto es como meterse en una tormenta tropical o un huracán de esos ….. el torbellino de vientos nos puede arrastrar a una disyunción entre partes todavía más acentuada.

Entradas relacionadas

3 comentarios en «Tristeza»

  1. Decía la canción de Orfeo Negro, creo que de Vinicius y Jobim: “tristeza no tiene fin, la felicidad, si …..” La felicidad siempre es un estado particular y de poca duración, a la que sigue …. lo que sigue.

  2. Hola Roberto

    En Madrid tristeza, en Barcelona, locura.
    Aqui sobrevivo leyendo las Mil y una noches, más real que toda esta juerga ambiental.
    Y cada dia escribo unas páginas de mi libro, ya tengo más de la mitad
    Un cordial saludo y adelante, ahora más que nunca, hace falta
    Santiago Guillen

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *