Espacios de aprendizaje (profesores)

Aprender haciendo en grupo, es la mejor fórmula conocida.

Andromeda_gendler_s60.jpg

Por tanto, primero hacemos y lo hacemos no sólos, sino acompañados en grupo, en un grupo no demasiado grande, sino no sería un grupo, un grupo que tenga sentido en términos de lugar y tiempo.

Y nos ponemos a trabajar, sólo con un tema, no del todo claro, abierto, para permitir mayor libertad de cada uno, y el proceso grupal nos lleva a muchos resultados: nos conocemos mejor, forjamos o deconstruimos conocimiento y nuevas oportunidades, inmediatamente nos hacemos cargo del hoy, del aquí y ahora, de lo que ocurre …. y empezamos a sentir una energía interior que al tiempo que nos alegra, nos permite ser algo más osados de lo que seríamos en nuestra soledad de profesores.

Esto volvió a ocurrir ayer en Geografía e Historia en el ciclo de innovación e intercambio de experiencias donde asistieron algo más de una docena de profesores, que si estaban interesados previamente y por eso acudieron, salieron mucho más contentos, de sí mismos y del espacio creado ad hoc, siguiendo una metodología de aprender haciendo en grupo.

Luego de ese fenómeno de conocimiento, fue posible un diálogo muy fructífero, una búsqueda de una integración de lo que había dicho cada grupo en una síntesis o discurso común grupal, y todos pudimos vivir un diagnóstico del aquí y ahora, de lo que vivimos, y eso nos incita -los problemas ordenados- a cambiar, a hacer otras cosas, a emprender nuevos horizontes, porque ahora, después del trabajo en el aula, nos sentimos reforzamos, aún cuando tenemos dudas, pero ahora son dudas en la incertidumbre de la “soledad del corredor de fondo” que es el profesor.

Por eso, a continuación era posible contar y ser bien escuchadas, en este caso, dos experiencias reales, expuestas por Mónica Carabias y David Alonso, y ser muy valoradas y compartidas, y ver que algunas de las cosas que ellos están haciendo, que a su vez proceden de espacios de aprendizaje similares a estos y a su propia inquietud, y que llevan su sello; si, esas cosas que ellos están haciendo pueden en parte o en todo ser aplicadas en otros espacios, pero para ello se requiere de cada profesor participante -que ya está haciendo cosas innovadoras o tiene esa inquietud muy avanzada, porque sino no hubiera venido al ciclo- las analice, las integre, les de sentido en su propio programa.

No es cuestión de aplicar sin mirar, sino de seguir un discurso coherente donde los nuevos “inputs” sirvan de posibles opciones para mejorar nuestro discurso. No mucho mas, pero no mucho menos.

Y esto es precisamente nuestra metodología (“aprender haciendo en grupo” = AHG), basada en el grupo de trabajo, en el action-research y los nuevos formatos en la red internet. Pero lo importante es AHG, y luego viene lo otro.

Ha sido una experiencia extraordinaria, diría que como todas las similares. Siempre vale la pena asistir. Por eso, la Asociación Espiral monta en febrero-marzo hasta nueve ciclos con profesores, dos con estudiantes, otro con jovenes emprendedores y profesionales, otro con gente del mundo internet y un último con profesionales del mundo de las empresas. Todo ello ha de confluir en el IV Encuentro de Intercambio de Experiencias Innovadoras que se va a hacer en Madrid el 18-19 de abril de este año. Os esperamos.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *