“El más grande fruto de la autosuficiencia es la libertad”, afirmó en su día Epicuro

images.jpg

Autosuficiencia-libertad, un gran dúo y casi siempre unido. Cuando uno ejerce (sic) su libertad de comprar -primero, porque tiene dinero para hacerlo; los que no lo tienen, no tienen ese derecho; y segundo, porque expresan o sienten necesidades, muchas de ellas innecesarias, valga la redundancia-, no tiene libertad …..

La libertad se engendra a partir de un libre albedrío, de una autosuficiencia, de depender de uno mismo, de ser uno mismo, sólo o con otros, pero siempre de forma activamente querida. Un policía no tiene libertad para reprimir, es su trabajo; un “indignado” tiene libertad para indignarse y manifestarse, aunque luego se lo impidan por diferentes medios, entre ellos exigiéndole a la policía cumplir con su trabajo. No hay libertad sin autosuficiencia; si uno no puede decidir responsablemente lo que quiere o no quiere hacer, no es libre. Y no tiene nada que ver con el mercado, como nos intentan inculcar los ideólogos del sistema capitalista. Si compras no eres libre, sino más dependiente de seguir comprando.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *