La próxima semana comienzo un ciclo de trabajo con agentes de desarrollo local en sus diferentes facetas prácticas. Tengo muchas esperanzas puestas en él. ¿Qué busco? Ampliar la calidad de la intercomunicación, y por tanto, favorecer el fortalecimiento de espacios intercomunicados y consecuentemente, potencialmente innovadores.

boteirov2.jpg

¿Cuáles son los fundamentos de todo este tinglado y esos palabros, como espacios de innovación y calidad de la inter-comunicación y otras que suelo utilizar. Bueno, el fundamento último está en algo evidente, de sentido común: las cosas funcionan mejor cuando se consigue una buena red de interrelaciones, y también cuando comprendemos las cosas en su interacción y no en su soledad “objetiva” (sic). Relacionar es comenzar otra dimensión, casi otro paradigma, desde luego muy diferente del que es dominante en nuestra cultura del capitalismo globalizado. Las cosas cuando se interrelacionan, se organizan, o mejor, se autoorganizan, consiguen casi de forma automática encontrar formas de interrelación que funcionan positivamente. Y esto se ve cuando pones en marcha cualquier grupo con una mínima metodología grupal, y no lo dejas a su buen tum-tum. El grupo de trabajo va adquiriendo su propio “proyecto”, su propia dinámica, sus propias leyes, sus maneras de hacer, su lenguaje -en buena medida, muy práctico-, y el nivel de contrastación sin necesidad de excesivos tiempos dedicados a la evaluación y el control es muy alto. Es decir, sin controlar, sin evaluar -como está más y más acostumbrada la sociedad en la que vivimos, que parece “vivir para evaluar”- se consiguen unas rutas muy eficientes, porque el grupo autorregula su comportamiento, cosa que difícilmente ocurriría si el planteamiento fuese fragmentado o individualizado.

Pues lo mismo con los grupos de profesionales: mi tarea es ponerlos en posición, en una posición o espacio que facilite la intercomunicación y la interrelación entre todos en torno a una tarea o un proyecto o varios. Lo demás ya lo harán ellos, el grupo se encarga, mejor dicho todos y cada uno de sus miembros se encargan, se responsabilizan de lo que pueda ocurrir …. y ¡sorpresa! ocurre.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *