En el primer paso de la reunión de hoy, nos planteamos una dificultad significativa para generar espacios intercomunicados ….. la motivación (¿cómo motivarnos y como motivar al alumno?) que puede llevarnos a un espacio más participativo y a su vez a un espacio donde se aprenda porque nos gusta.

8a8.jpg

Ese primer paso, dió lugar a plantear la pregunta: ¿Qué nos ayuda a caminar con otros, a participar, a cooperar?

Se formularon muchas respuestas.
1. la aventura, la aventura que nos acerca. Su aplicación en el aula, sería la “aventura de la búsqueda”, sugerir temas que puedan provocar la búsqueda.
2. la acción con-junta también nos ayuda a caminar y cooperar. La acción, hacer cosas, nos une mucho más que las ideas. Las ideas pueden separarnos y hasta convertirnos en enemigos sin casi conocernos, aunque también pueden ayudarnos a encontrar “compañeros de viaje”, que “comulgan” con nuestras ideas …. “para toda la vida”. La acción, sin embargo, aún teniendo ideas diferentes, nos une, nos une en la construcción de nuevos horizontes, y lo que en el mundo de las ideas podía ser disparatado -colaborar con el contrario-, aquí nos lleva a situaciones parecidas, porque en la acción es más fácil la cooperación.
3. Los objetivos, tener objetivos y metas comunes, marcarse objetivos. Además, trabajar por objetivos nos induce a responsabilizarnos cada vez más de lo que hacemos y de lo que vamos a hacer. Si logramos que un grupo se marque unos objetivos o un horizonte hacia el que caminar -hacer una investigación sobre …. cualquier cosa-, estamos empezando a responsabilizar a todos y cada uno de ellos de llegar a las metas comunes propuestas.
4. Las experiencias …… si son compartidas, es decir, si luego son analizadas, comprendidas, dándoles sentido y razón de ser. No es sufiicente con la experiencia en sí, sino con la oportunidad de analizarlas entre varios.
5. La “oportunidad de ser escuchado”, pero no por ser escuchado, sino porque uno tiene una responsabilidad para con los demás. Es decir, el trabajo que hace un grupo o un individuo es para los demás, para los otros, es una responsabilidad social, y uno tiene la obligación de aprender para difundir ….. Esto se concreta cuando un grupo termina una investigación-trabajo que ha realizado, y tiene que exponerla en la clase. Tiene que exponerla para la clase, todos los que exponen se convierten en profesores, en enseñantes de lo que han aprendido haciendo el trabajo-investigación. Es una gran responsabilidad: enseñar aprendiendo o aprender enseñando. No sólo es que te escuchen o te escuche el profesor para ser evaluado, es que tengas la obligación de hacerte entender por tus compañeros, que están aprendiendo de tí … y de l o que reflexionen sobre lo que has expuesto.
6. Nuestro sentimiento confluyente en “hacer las cosas bien” también nos puede ayudar. Hay que pedir al alumno que haga trabajos de primera calidad …. no de segunda o un trabajo para pasar ….
7. Es preciso que una vez iniciado un proceso, se sea consciente de los métodos y la metodología que estamos intentando aplicar, y que se vea si funciona o no, y por qué. El método hay que experimentarlo conscientemente, y estudiar sus consecuencias también entre todos. Eso es lo que les pido a mis alumnos que al final de un trabajo-investigación analicen y concluyan sobre cómo han hecho el trabajo, en lo que se han equivocado y cómo han intentado remediar sus errores, aprendiendo de ellos. Eso es una parte importante de su trabajo final.
8. Que exista un esfuerzo -mucho esfuerzo- y en común. Primero, el esfuerzo individualmente … y cuando se vayan acostumbrando, en grupo, con otros. Pero siempre valorando el esfuerzo y el trabajo aplicado por encima de la inteligencia o de la calidad del mismo trabajo. La máxima implícita es que si hay esfuerzo a la larga hay calidad.
9. La necesidad, la necesidad influye en los comportamientos. Si tienes mucha abundancia de cosas, no las valoras; si tienes pocas, valoras más lo que haces. Nuestros alumnos ahora pertenecen a una generación de abundancia, tienen muchas cosas …. muchas …. y valoran poco lo que se les aporta. Si hubiera necesidad de aprender, sería todo más fácil. Como, en general, no es así, tenemos que fraguar un “estado de necesidad” a partir de forzar el esfuerzo, provocar el esfuerzo desde el primer momento y a lo largo de todo el periodo lectivo.
Hablé de estas nueve cosas que tenía apuntadas, pero me olvidé una que también es importante y estaba en una de las citas de Confucio, la música. La música es un motivador de encuentros y reencuentros. Y por eso yo la utilizo en un programa paralelo, “Música y Realidad Social”, que permite compartir espacios a través de la música e interaccionar a “tribus” urbanas en el contexto del aula y fuera de ella. Este programa tiene éxito siempre … y todo el mundo quiere participar aportando “su música”, para compartirla. No tengo todas las explicaciones del fenómeno. Sólo puedo decir que funciona muy bien como aglutinador del grupo.

Posteriormente, me adentré en las técnicas que he ido desarrollando-creando al ritmo del método de trabajo. Y relacioné,
-primero, la píldora;
-luego, la Rosa de los Vientos;
-más tarde, el Diario de Bitácora, hoy convertido en blog;
-después la memoria-observación-síntesis provisional-aproximaciones sucesivas;
-también la importancia de vivir el hoy, el aquí-ahora, es decir, hacer que nuestros conocimientos tengan ejemplo o aplicación en el mundo actual, en el hoy más inmediato;
-además, la recuperación del directo, de los maestros en directo, en lugar del manual, de las imitaciones …..;
-igualmente, las rutas para desarrollar responsabilidad a través de la fijación de objetivos ….
-y por último, que los individuos y grupos acaben derivando un “proyecto común” y sobre todo, propio, su proyecto.

Dije que todos estos puntos y otros más estaban más y mejor explicados en mi libro: “Manifiestos para la Innovación Educativa” Díaz de Santos, 2009.

Entradas relacionadas

Un comentario en «Un poco de memoria»

  1. Roberto, de la reunión del viernes 4 creo que todos hemos aprendido bastante, de tus reflexiones y de tus mainfiestos. Yo me propongo experimentar algunos de ellos en el curso que empiezo, si bien no es un grupo fácil, dado que son los de 5 de la especialidad de Análisis y éstos tienen una mente poco abierta a innovaciones, de hecho otros años han sido reacios a algunas de mis propuestas,…pero ya iremos viendo.
    Me han interesado mucho ” la píldora” y ” la Rosa de los Vientos”, que yo voy a intentar combinar con los mapas conceptuales. También la importancia del aquí-ahora, y la recuperación del directo, de los maestros en directo.
    Espero poder tener un tiempo paar la reflexión y el trabajo propuesto, pero viajo el jueves a Holguín y no regreso hasta el día 21. Esta es una faceta, la cooperación que me renueva y nutre como “maestra” cada vez que dedico parte de mi tiempo libre a formar a colegas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *