Son un sitio curioso ….. te puedes encontrar con Filemon a tu lado …. o con un niño empeñado en que no duermas.
En un avion, vamos todos muy juntitos … hasta a veces dandonos codazos, y aunque todos “miramos” en la misma direccion, tenemos ocasion de vernos, de encontrarnos en los pasillos o sencillamente de observar como duermen otros, o como se desparraman por los asientos. En un avion, pueden pasar cosas muy curiosas, y a la vez, puedo no pasar nada.

Siempre tiene su rutina … todos con prisa por entrar …. luego las dificultades de acomodo, sobre todo de los voluminosos ¿equipajes de mano?, mas tarde la pantomima de los cinturones y la seguridad, y lo de los chaletos “salvavidas”, siempre solemne, aunque sin aquiescencias mayores, salvo en los novatos, despues el tiempo del despegue siempre tan tenso y en alguna medida emocionante, mas tarde la rutina de los vuelos largos, primero subir, luego alcanzar la velocidad de crucero, despues servirte un refrigerio mas o menos horrible, por fin apagar las luces y …. ya unas horas despues nuevamente un bocata de mañana y un cafe bastante impresentable, aterrizar y salir nuevamente con prisas, apresuradamente.

Pero tambien tiene sus diferencias, como todo. Por ejemplo, puedes encontrarte con una pareja a tu lado, que la chica se protege en el chico porque le da miedo volar, o un hombre que se agarra casi bestialmente al apoyabrazos en el momento de despegar, o uno que se duerme como si tal cosa … y no se despierta mas que para comer lo que le ponen … y ni siquiera se va al lavabo en ocho horas, o madres torturadas por los llantos de sus hijos pequeños, que se pasan toda la noche cuidandolo y evitando en la medida de lo posible que no molesten tanto, o niñas que se aprovechan de su madre y ponen sus pies encima, y cruzas la mirada con la madre y te viene a decir: ya ves, ya ves como son, ….en fin, un vuelo puede ser hasta gracioso si uno se lo toma como un entretenimiento.

Lo malo de los vuelos largos es la incomodidad, por muy bien que vayas preparado. Este ultimo vuelo mi gran incomodidad fueron mis pies …. no se porque pero me dolian, y no sabia si estirarlos mas o encogerlos …. y al final, todo el cuerpo se sintio como si fueran los pies … y me costo dormirme.

No dormirse puede ser una gran oportunidad para observar alrededor. Delante mia, una pareja de alemanes, muy parecidos entre si, tenian a su vez a sus padres, creo que los de el, delante de ellos. El parecia como un niño pequeño de casi 40 años; ella, una especie de deportista con un chandal, y parecia que llevaba “la sarten por el mango y el mango tambien” en la relacion. Cosa que tampoco es tan rara. Un poco mas atras, iba un hombre joven de unos 150 kilos, supongo que agobiando a su compañero …… aun encima, llevaba una camiseta del equipo de futbol de Brasil, que como sabeis es basicamente amarilla, con partes verdes, pero que acentua evidentemente los volumenes. Era un espectaculo.

En fin, si no se duerme uno, siempre puede mirar alrededor.

El avion es un medio de transporte que se ha hecho comun. Hace treinta años, ir en avion era una cosa extraña y hasta un cierto privilegio. Hoy lo extraño es que alguien no lo haya hecho. Enlatados, vamos por el mundo.

Las Compañias aereas han remonopolizado el mercado. Hubo unos años de expansion, donde parecia que todo estaba mas cercano y disponible. Se hizo realmente, a base de precios, cercano y disponible, y poco a poco va recobrando lo que siempre fue …. una red de monopolios ….. con menos comodidades y servicios, y con precios que han superado con mucho los que habia antes de toda la revolucion del transporte aereo.

En fin, no es un medio donde se pueda disfrutar mucho, aunque tiene la ventaja de que te lleva con rapidez a los sitios. De todas formas, a todo el mundo le gusta viajar en avion, porque mola, sigue molando.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *