“Si no te asombras con el día a día, te acabará sorprendiendo el cambio cuando ya sea inevitable” Esta frase que seguro que no tiene mucho de original, se me ocurrió debatiendo algo en la red ….. y me quedé mínimamente satisfecho.

De que hablaba? de que tenía que asombrarme? básicamente de lo que ocurre a nuestro alrededor …. damos demasiado por sentado que todo es como es, y ya parecemos acostumbrados a todo tipo de cosas raras y envilecimientos, explotaciones cotidianas, injusticias, y toda esa caterva de realidades que han hecho cotidianas los medios de comunicación …. que parece que cuanto más acercan los focos, más lejanos nos ponemos nosotros, y más indiferentes. Ellos acercan los focos para vender; nosotros nos alejamos porque nos parece demasiado impactante y no nos dejaría casi vivir, pero la realidad es casi tan impactante como eso, un poco menos, pero más cotidiana. No tiene el caríz de noticia, pero tiene el caríz de ser siempre …. y continuamente para muchos, muchísimos seres humanos.

Si, tenemos que asombrarnos de los monstruosamente sádicos que podemos llegar a ser y somos …. y de las cosas que hacemos. No las hacen otros, las hacen seres humanos; no son personas de otro mundo, son como nosotros, y las hacen. Es una pena que sea así, pero sólo asombrándonos y denunciándolas …. y haciendo algo para que no vuelvan a ocurrir, empezaremos a disfrutar de otra sociedad más solidaria. Qué no nos pille el cambio, y el deterioro, sin que nos demos cuenta, porque no queremos darnos por avisados.

Entradas relacionadas

7 comentarios en «Asombrarse»

  1. Asombrar, nos podemos asombrar de muchas cosas …. tanto positivas como negativas, porque la vida es asombrosa en todos sus términos …. pero aquí yo hacía referencia a un asombro derivado de la injusticia, de la explotación cotidiana, del sadismo de tantos sobre tantos, de …..
    Asombrarse para evitar que tengamos que sorprendernos con una sociedad cada día más impresentable.

  2. Y esta no es una cuestión, como diría Epicuro, de jóvenes o de viejos, porque los viejos en ese camino pueden aportar su experiencia y no el resentimiento para recuperar aquello que sea recuperable y para renovar lo que valga la pena renovar; y los jóvenes para no sentirse viejos prematuramente, aceptando todo lo que hay y les dan, sino sabiendo pensar y rebelarse de las cadenas prometeicas que siempre están dispuestos a ponerle la sociedad y a veces los mayores.

  3. Decía Epicuro: “Vivir el hoy y olvidarse de las preocupaciones del pasado”. Pero vivir quiere decir vivir … no dormir. Y el pasado nos impide ver el presente, donde además está inserto. Por tanto, preocupémonos del hoy, que es suficientemente complejo, y no nos perdamos en las noticias, sino en el sentido de las cosas, de lo que ocurre, de lo que hacemos, en las injusticias, en las desigualdades, en las discriminaciones, en todas aquellas cosas que los medios de comunicación ha convertido en tan cotidianas, que parecen hasta normales, cuando de ninguna forma lo son, ni deben serlo, aunque lo hayan sido hasta hoy.

    Si lo han sido, olvidemos, como dice Epicuro, el pasado; si son, asombrémonos de que todavía estén ahí presentes; y en todo caso, hay que indignarse porque existan y hay que ponerles remedio. Y para ello, es preciso enfrentarse a los sádios y los explotadores que hacen de la injusticia una forma de enriquecerse hasta el infinito.

  4. Decía Epicuro: “los grandes navegantes deben su reputación a los temporales y las tempestades” …. Si realmente estamos en una tempestad, ahora es cuando vale la pena jugársela …. y estamos en un gran temporal, lo creamos o no.

  5. Y sigue diciendo Epicuro: “La felicidad no consiste en tener ni en gozar, sino en no desear nada, y en ser libre”. Es fácil pensar que puedo ser feliz … sin mirar a los lados, sino sólo a mi estricto gozo. Hay que reducir el deseo, enfatizar en la necesidad, y sentirse libre de los deseos artificiales que produce la publicidad y otros medios del sistema …. que nos obliga a encadenarnos en préstamos, en obligaciones excesivas, en cosas que nunca podremos pagar … o que nos tendrán siempre esclavizados …. ser libre es gozar de la libertad de decir no.

  6. Muy interesante…Nos debemos decidir y seremos libres…Hay que atreverse a cambiar lo que hay que cambiar, a no seguir dócilmente a los demás. Debemos tener nuestras propias ideas y criterios e intentar cosas nuevas sin temor a equivocarnos…Valdrá más arriesgar la equivocación decidiéndonos enérgicamente que titubear sin valor para resolvernos de una vez…La creatividad es la clave para el progreso social.Desdichado el que duerme en el mañana;todos los proyectos de futuro, los deberíamos tener ante nosotros ¡hoy!…Todo parece una utopía…
    Como decía Séneca: `La única libertad es la sabiduría´.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *