Un mundo mejor
Sinceramente, pienso que es muy conveniente que leais este escrito de uno de vuestros compañeros …. un profesional que tiene un puesto de responsabilidad en la Administracion Publica, un profesional ya hecho, experimentado. Su escrito invita a meditar y a revisar nuestra forma de trabajar y de ser. Lo incluyo no por las referencias a mi persona, ni tampoco por las alabanzas, sino porque entiendo que esta bien escrito para ser comprendido y analizado por gente mas joven, mucha de la cual comparte el aula en un animo similar al que el indica. Lo malo es que todavia son pocos los que lo comparten. Un abrazo a todos

EL BLOG Y UNA NUEVA UNIVERSIDAD

Inicié mis estudios universitarios a principios de octubre de 1992, acababa un largo verano que tras la “temida selectividad” había disfrutado en Santander. Fué el verano de las Olimpiadas de Barcelona. ¿Os acordais?. Esperaba ansioso comenzar mis estudios de derecho en la complutense pues hacía tiempo que tenía ganas de convertirme en universitario. Todavía recuerdo el primer día de universidad, eran las ocho y media de la mañana, la facultad de derecho de la complutense estaba abarrotada y el aula que me había tocado era bastante grande, unos trescientos “novatillos” esperábamos expectantes que apareciera el profesor. Y por fin apareció Armando Torrent catedrático de derecho romano que nos dió la bienvenida a la facultad y empezó a explicarnos lo duro que iba a ser aprobar su asignatura vanagloriándose de que tenía un índice de suspensos altísimo. Y efectivamente fue muy duro aprobarla y aunque al final aprobé en Junio mi trabajo me costó pues me tuve que meter dos libros que pesaban un quintal.

Mi experiencia durante esos años fue muy satisfactoria a nivel personal, éramos una generación de jóvenes, creo que la última que todavía conservábamos esa mentalidad de que para conseguir algo hay que esforzarse. Nuestros padres todabía eran exigentes y si nos premiaban era por haber hecho algo meritorio. En fin hablo por la mayoría de nosotros, por supuesto habría excepciones. A nivel de profesores la mayoría de ellos no tenían vocación y siempre me sorprendió que muchos de ellos presumieran de lo mucho que suspendían y de los duros que eran. No aprendí gran cosa de ellos excepto claro está de unos pocos a los cuales les debo mucho de lo que he conseguido en la vida. Muchos de aquellos compañeros con los que compartía aulas tienen hoy en día buenos trabajos (jueces, letrados , profesores, abogados……).

Al acabar la carrera me metí en una empresa pero al pasar el tiempo y ver que eso no era lo mío y necesitar disponer de más tiempo para mi vida personal opté por opositar al Cuerpo de Técnicos de la Administración, me matriculé en una academia y tras dos duros años de estudio conseguí aprobar la oposición y quitarme los 200 temas que durante ese tiempo me martirizaron.

Al final el sacrificio creo que ha merecido la pena. Hoy tengo una estabilidad económica y una tranquilidad que me permiten entre otras cosas poder tener tiempo para mi familia y para por ejemplo poder estar estudiando ciencias políticas, carrera que siempre me había apetecido estudiar.

Tras más de diez años apartado de la universidad he podido comprobar que aunque todavía soy joven (tengo 36 años) la distancia que me separa con la generación universitaria de hoy en día es enorme. Indudablemente hoy en día la gente joven tiene muchísimas virtudes pero también he de decir que su formación académica es bajísima y no solo respecto a generaciones pasadas sino respecto de otras generaciones actuales de universitarios de paises como India, Alemania, Corea, Inglaterra, Holanda etc. La mayor parte de culpa no es de ellos sino de que poco a poco los poderes públicos se han cargado la enseñanza relegando valores como el esfuerzo y la dedicación y sustituyéndolos por el conformismo, el engañarse a sí mismos y el estudiar el día antes del examen. Todo esto será en un futuro mucho más grave que la actual crisis económica porque cambiar un modelo de enseñanza no se hace en tres o cuatro años se necesitan más de diez años.

Y ojo con esto no estoy diciendo que el modelo de enseñanza al que yo accedí fuera bueno, ni mucho menos yo soy mucho más partidario de implantar el modelo anglosajón, pero con todas sus deficiencias era infinitamente mejor que los de ahora. Tambien los padres tienen parte de culpa pues hoy es muy corriente que ante una advertencia de un profesor a un alumno de bachillerato vaya el padre indignado al día siguiente a abroncar al profesor por no haber sido capaz de advertir lo listo que es su hijo y no ser más comprensivo con el. En definitiva una sociedad muy vacía de contenido espiritual y en la que el dinero fácil se ha convertido en su principal paradigma se ha cebado de manera especial con una generación de jóvenes que si un nuevo boom económico no lo remedia se verá abocada a vivir bastante peor que sus padres, con trabajos precarios en el mejor de los casos y con un escaso valor productivo.

Por todo ello considero que la propuesta del profesor Carballo es muy interesante, pues parte de la necesidad de cambiar la universidad a un nuevo espacio mucho más creativo e innovador y además de manera muy habil vuelve a inculcar la cultura del esfuerzo y la dedicación, pues he de confesar que su asignatura si se quiere hacer bien requiere dedicarle tiempo pues hay que crear un blog, resumir noticias, asistir a clase, hacer un trabajo etc. Esto quiere decir que sin contar las clases un alumno que aspire a sacar buena nota tendrá que invertir unas ochenta o noventa horas de trabajon personal, es decir mucho más que las diez horas de media que se tarda en preparar un examen “tipo” para una asignatura cuatrimestral en esta facultad. Por lo tanto pienso que este modelo va muy bien encaminado independientemente de que pueda ser perfeccionado. Animo al profesor Carballo y a todo aquel que quiera seguirle a apostar por un cambio real del modelo universitario que se traduzca en un futuro en universitarios preparados para afrontar los retos de un mudo cada vez más competitivo(hay 1500 millones de chinos trabajando como locos. 800 millones de hindúes, 200 millones de Brasileños….). Si no nos ponemos ya a ello el futuro no es muy halagueño. Al menos esa es mi modesta opinión y ojalá esté equivocado.

Entradas relacionadas

11 comentarios en «Un mundo mejor»

  1. Aspectos a destacar del texto:

    1. Miedo y suspensos. Es una forma que sigue siendo dominante en el panorama de la universidad. Pienso que el mismo miedo del profesor ante “los muchos alumnos”, le acaba poniendo nervioso, se “sube en su tarima” y el primer dia intenta asustar al rebaño para que luego “no se de a engaño”. Los 300 “novatillos” esperan que expectantes que llegue el profesor. Llega y les asusta con que es muy dificil aprobar la asignatura y que hay muchos suspensos. Parece hasta primitivo y dantesco, si no fuera realmente algo que ya no se cree nadie, excepto tal vez los novatillos. El miedo como sustitucion de la motivacion, el respeto basado en el suspenso y en la fuerza, por encima del interes por lo que se va a hacer ….. lamentable, pero cierto, todavia cierto.

  2. 2 punto. Para aprobar tuvo que “meterse dos libros que pesaban un quintal”. Los libros siguen siendolo todo, y menos mal, porque aun en otros sitios es peor, en vez de libros son apuntes. Peero aqui el aprobado precisaba de “un quintal de libros”, de teoria, de algo ya muerto, que no confiere saber, sino distancia. En muchos casos, el libro, del mismo profesor o de su jefe, provoca una gran distancia entre lo que se tendria que saber y lo que realmente se aprende. Porque un libro manual escrito hace cinco años, y suponiendo, que es mucho suponer, que cuando salio estaba “a la ultima”, pero que se ha tardado en escribirlo y en editarlo, cuatro años, cosa nada rara en este pais, quiere decir que el libro tiene una antiguedad media de nueve años. Nueve años es casi el tiempo que denota este alumno como un cambio generacional impresionante entre su generacion y la que ahora esta en el aula. Una generacion que ha cambiado un monton, con un libro que corresponde a la generacion anterior. Resultado, informacion desfasada, atrasada, antigua. Y esto cuando el libro no es una reimpresion de otras ediciones que vienen haciendose desde hace años y años, cosa tan comun en muchas de las facultades españolas.

    Libros que pesan un quintal, pero que son actuales para las generaciones anteriores, y que ya estan viejos. Pero se exigen como nuevos, y mucho, en asignaturas que cuesta aprobar, para saber cosas desfasadas y en gran medida, fuera de lugar y del tiempo, y por supuesto, de la practica del tiempo en que el alumno va a salir de su facultad licenciado.

  3. Tercer punto: Piensa el alumno, como tal vez piensen los actuales dentro de diez años, que “no estuvo mal” y que tal vez para los que vengan despues, sera peor. Y es dramatico que tenga razon, si es que la tiene. Porque, ¿eso quiere decir que todo va a peor o se piensa asi de una forma generalizada en la sociedad: todo tiempo pasado fue mejor? Terrible, ¿no? terrible, si es asi, y sabemos que es asi. Parece ser que en la universidad nada cambia, a no ser que sea para mal. Cosa que me parece excesivamente pesimista, pero no voy a profundizar mas, no sea que realmente se este cerca de la verdad.

  4. “Nuestros padres eran todavia exigentes y nos premiaban si haciamos algo realmente meritorio”. Es un pensamiento que tienen todas las generaciones, parece ser y en España, respecto a las generaciones que vienen, que son ahora. Cosas parecidas he oido yo cuando niño. Es cierto, hasta cierto punto. Pero en el fondo es un miedo a la libertad. Las generaciones actuales tienen mas margen de maniobra en sus casas. Pero llegan a la universidad o siguen la educacion secundaria, y esos margenes no existen o son muy bajos. Hay una gran contradiccion y se rebelan, los que son mas agresivos se rebelan, ante la rigidez de las enseñanzas medias, ante la exigencia por exigencia de las enseñanzas universitarias, y al hecho de que no estan aprendiendo todo lo que debieran. Como han tenido mas margen que las generaciones anteriores para ser ellos mismos, protestan, aunque suelen hacerlo de forma implicita, como tambien hemos hecho nosotros, dedicando poco tiempo a trabajar, lo minimo, y buscando resultados, en vez de disfrutar del aprendizaje mismo y del proceso.

    Los padres “van diluyendose” en todo eso, estan rebasados, “han perdido la autoridad”, y entonces, los hijos estan desorientados, pero igual que han hecho ellos, buscan la orientacion en una supuesta jerarquia ante ellos y los profesores. Dramatico, porque con esos mimbres: los profesores miedosos, se sienten mas amedrentados; los padres quedan fuera de juego; y los chicos se hacen con un “poder” que les sirve para hacer lo que quieren en general y no pegar “golpe”. Dramatico, para todos. Pero no muy distinto de otras epocas, aunque tal vez deteriorado sucesivamente.

  5. Quinto, “a nivel de profesores me sorprendio que la mayoria no tuvieran ninguna vocacion …. y lo que suspendian y lo duros que eran”. La falta de vocacion tiene que ver con el uso privado de lo publico, de lo social. Suena bien ser profesor de la universidad, pero como algo que se pone en la tarjeta de visita para “vender” servicios de abogacia o asesoria de empresas, u otras cosas. La “vocacion”, si se tiene, esta situada donde obtenemos el dinero. Y ese es otro error en este pais, lleno de “como sies”: profesores que son “como si” fueran profesores, pero realmente no lo son, no les gusta, no tienen vocacion como dice el alumno, y por tanto, no transmiten ganas ni interes por lo que hacen. En el fondo, es una posicion pasiva donde “me pagan por esto”, despreciando lo que uno hace y por tanto, no valorandolo ni enseñandolo. Y no por dedicarse en dedicacion exclusiva se tiene mas vocacion. Muchos prefieren ser autoridad academica en alguna de sus formas, y “hacen carrera” por ahi, entre otras cosas porque el poder academico acerca a muchos a la ansiada catedra, abandonando su trabajo; otros se dedican a obtener dinero para financiar investigaciones en la m ayoria de los casos sobre fuentes secundarias y documentales, refritos o resintesis de materiales importados, si puede ser no traducidos al español, que sirven para “hacer como que se investiga”. O sea que la dedicacion exclusiva no garantiza la vocacion, ni el interes del profesor por su profesion. Ademas, la profesion esta muy mal pagada. Ahora si, te deja mucho tiempo libre y puedes dedicarlo a ganar algo de dinero por ahi afuera. Y tienes mucho tiempo de vacaciones, lo cual es muy deseable para aquellas personas que tienen mas necesidad de ese tiempo, para dedicarlo a los hijos o a la familia, o a ser politicos, o a tareas sindicales, o a viajar …. o asi.

  6. El alumno, despues de un breve paso por la empresa, no le gusta -cosa que tambien es muy comun y por ciertas razones en las que no voy a entrar aqui, en el español medio- y se dedica a unas oposiciones de Tecnico de Administracion Civil. Tiene que empollarse 200 temas, casi de memoria, y las saca. Ya tiene un puesto seguro -que es lo que aspira la mayoria de los españoles-, tiene ademas mas tiempo libre -por supuesto que si trabajase en la empresa-, le pagan un sueldo razonable, aunque no muy alto, pero le sirve para vivir, y puede hasta estudiar tranquilamente otra carrera, para formarse y tal vez conseguir algun ascenso interno en la Administracion Publica en la que trabaja. Mas de tres millones de personas trabajan para nuestras Administraciones Publicas, y todos o casi todos, sienten lo mismo y son unos privilegiados. Los que no son esos tres millones piensan que se han equivocado o que no valian para hacer una oposicion, ¿que si la hubieran hecho lo bien que les habria ido y vivirian ahora, por lo que quieren que sus hijos hagan la oposicion que ellos no han tenido?. En pocos años, todos seremos funcionarios publicos. Un pais seguro, un pais con tiempo libre, un pais que asegura el futuro de su puesto de trabajo, ya que no lo pueden -por ahora- echar. Consolidar un puesto de trabajo en la administracion es la aspiracion tal vez del 90% de los padres y de los hijos en nuestro pais.

  7. Tenemos una formacion academica, al decir del alumno, muy inferior a la de otros paises, algunos de ellos emergentes, es decir, no desarrollados, y asi parece que no puede haber mucho futuro. Y la formacion academica es mala, porque es tradicional, porque esta basada en teorias, la mayoria desfasadas y rebasadas, porque solo se habla de teoria y poco de practica, porque ……. no es seria, aunque esta extraordinariamente y supuestamente reglamentada y muy reglamentada: “hacer las leyes que yo hare los reglamentos” decia Romanones, parece ser. Pais lleno de leyes, de directivas, de obligaciones, pero pocas desarrolladas ni siquiera en reglamentos, y muchos de los reglamentos casi inconstitucionales por responder a “otra ley”, que no a la que supuestamente desarrollan. Muchas leyes y contraleyes y confusion legal. Muchas ideas y mucha teoria, pero poco sentido practico, poca aplicabilidad en todo ese tinglado, tal vez construido para que no sea posible nada, mas que para facilitar las cosas y permitir aprenderlas. ¿Para que aprender todo ese tinglado, si no sirve para nada, si no tiene sentido, si es profundamente contradictorio, si ……? Como se decia antes: “llega la desmoralizacion, antes de que siquiera empecemos a saber que disponemos de una ley”. O lo que es parecido: el alumno estudia cosas que nunca va a aplicar, tal vez porque no tienen realmente ningun tipo de aplicabilidad en su seno. Estan hechas para que se sepa que estan, pero no para que sirvan. Y eso es lo que se acaba estudiando.

  8. “Dinero facil” que destroza la conciencia o la “espiritualidad”, como dice Emilio, de la gente. Quiere decir: ¿gente corrompida por el dinero? Quizas, o al menos, que el dinero mueve las cosas, y la “espiritualidad” o la vocacion o el interes social o publico, no mueve nada, es plenamente minoritario. El dinero antes que el amor, ya lo decia Conchita Piquer: salud, dinero y amor: solo una cosa mas importante que el dinero, la salud, porque si no la tengo, de nada sirve el dinero, pero si la tengo, el dinero es despues lo mas importante, y el amor, relegado a ultimo termino. En fin, me gusta poco el termino espiritualidad, igual que tambien el de valores, pero lo entiendo a mi modo. No es cuestion evidentemente, al menos para mi, de mayor espiritualidad, sino de menor importancia de “ganar dinero como sea”. Pero en España se hacen sobre todo negocios; no se hacen empresas. Una empresa gana un dinero casi justo, si es empresa; un negocio gana un dinero exceisvo en relacion al esfuerzo realizado.

  9. Aqui hay muchos mas negocios, que empresas, o lo que es lo mismo, todos aspiran a hacer grandes negocios, en realidad, a que les toque la loteria y se hagan ricos o nuevos ricos. Hasta los pobres piensan que su unica forma de ascenso social es un “golpe de suerte”, jugando a las quinielas, a la loteria o a lo que sea, pero siempre jugando. A algunos le tocara, lo cual ya se encargan los medios de comunicacion de divulgarlo, para seguir en la misma rueda …. “fijate, te has enterado?, a un tio le han tocado 100 millones de euros en …. tal cosa”. Las caras de satisfaccion y expectacion que se ponen por la gente en esa noticia, que sigue siendo noticia, denotan lo que hay detras de cada españolito: una vida de miedo, por un golpe de suerte. “a ver si tenemos suerte y nos toca la loteria”. Lo cual es clara y evidentemente una forma de penssar en el paraiso terrenal, sumado al paraiso que prometen las religiones: algo en definitiva que nos evita “una vida asquerosa” que es la que realmente vivimos ….eso piensan muchos.

  10. Y …. como decia Lucas Mallada, somos un pais desidioso, lleno de vagancia, desinteresado, inconstante. Nuestra desidia nos lleva a buscar un trabajo donde haya que trabajar poco, en una jornada limitada y clarita, y que nos deje mucho tiempo libre para nosotros. La desidia y la envidia son dos de los graves problemas nacionales. La desidia nos lleva a ser fantasiosos, porque tenemos demasiado tiempo libre, en donde no hacemos nada productivo, y pensamos en “chorradas” como puede ser que te vayas a hacer rico en cualquier golpe de suerte o que te vaya a tocar la loteria. No disfrutamos con el esfuerzo y el trabajo, con los proyectos novedosos y con la libertad, sino que preferimos que nos paguen un PER “al que evidentemente, tenemos derecho … ya no solo actual, sino hasta “historico”. Es lamentable, pero es cierto o esta muy cerca de lo que es. Y … asi nos va. No aprendemos en la experiencia, en el esfuerzo, en el intento de hacerlo mejor, sino que fantasamos con el cuento de la lechera que nos llevara a un mundo mejor, a un paraiso, porque “esto no hay quien lo aguante”. Y todo esto lo reproduce el sistema educativo, lo reproduce a la maxima tension, por el ejemplo de muchos de sus profesores, por su falta de vocacion y profesionalidad, por los consejos y vida de muchos de nuestros padres, por los politicos que nos dicen esas cosas para que les demos el voto, por los amigos que han seguido mejor la carrera obligada, y estan mejor colocados que nosotros, por todo esto y por muchas cosas mas. Y asi nos va. Un pais que lo quiere todo, que a todo tiene derecho, pero que no se esfuerza mas que singularmente.

  11. No se ha aprendido a hacer las cosas bien, poniendo el maximo de lo que tienes, aprendiendo de lo que haces para evitar los errores que ahora cometes, trabajando continuamente, todos los dias, con la misma intensidad o casi, interesandonos por lo nuevo que puede ayudarnos a hacer las cosas mejor, leyendo de todo, tambien cosas que no son supuestamente utiles, como poesia o literatura o yendo a una exposicion de pintura o a un concierto de musica o a una obra de teatro, abriendonos al exterior, a otras culturas, que nos pueden aportar lo que nosotros no tenemos, viajando en vez de hacer turismo, …. etc. Y la gran responsabilidad la tiene el sistema educativo, los padres y los profesores …. no cultivamos bien nuestras tierras, y nos conformamos la mayoria de las veces con decir que no son bastante fertiles, en lugar de pensar que todo se puede hacer mucho mas fertil de lo que es. Y lo que hay, es lo que hay, y se puede siempre hacer mejor, esforzandonos en una linea de trabajo, de esfuerzo, de innovacion, de vida, de amor …. tambien a los demas.

    Y no digo mas. Creo que es suficiente, por ahora. Otro dia dire lo mismo, pero con otras palabras. Al menos, eso espero. Disponer de ellas, para no tener que repetirme. –

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *