Centralización del poder, en todas sus vertientes, pero básicamente el ecónomico-financiero. Lo que hoy denominamos el poder corporativo, es decir, en términos más directos, los grandes monopolios, las grandes marcas, los que ocupan la posición de poder y no dejan que nadie los eche. Allí donde la competencia es mínima, está muy reglada, porque las respuestas pueden ser muy duras, y es mejor estar que no estar. Las corporaciones se protegen entre ellas, y tienen sistemas casi infalibles de mantenerse donde están. Para eso está todo el subsistema publicitario y de los mass media. Los media no podrían vivir sin las grandes corporaciones que son las que suministran la publicidad que ellas necesitan para forjar marcas que permitan precios inaceptablemente altos y monopólicos. Son dos elementos del sistema que se refuerzan y que refuerzan el poder, su centralización y su concentración.

Para la centralización, solo hay un remedio, salirse de lo centralizado, trabajar desde lo local, producir cambios en el entorno inmediato, olvidarse del “gran mundo” y aislarlo evitando sus marcas y sus publicidades. Es difícil, pero con trabajo se logra. La descentralización básicamente significa libertad, por eso cualquier batalla ganada a lo centralizado, nos hace mejores y nos convence de que podemos ser sin ellos. El boicot es otra forma de lucha contra los monopolios y la centralización. A ellos les interesa tenerlo todo a mano, todo centralizado, todo controlado desde unas pocas manos. A los demás, a la mayoría, nos interesa recuperar algo de nuestra libertad, siendo nosotros mismos, siendo coherentes con los otros y con el medio, y evitando la destrucción de lo que nos han legado nuestros padres y abuelos.

Un choro, que es una forma de música popular brasileña, para llorar el entierro de la centralización. Esta vez a través de un músico de siempre Villa-Lobos, ese gran compositor brasileño.

Entradas relacionadas

3 comentarios en «Centralización»

  1. “Sí, soy brasileño – muy brasileño. En mi música, dejo cantar los ríos y los mares de este gran Brasil. No pongo una mordaza a la exuberancia tropical de nuestros bosques y nuestros cielos, que intuitivamente incorporar a todo lo que escribo ” dice Heitor Villa-Lobos

  2. No puedo evitarlo. Cuando me viene a la cabeza la dinastía Ming no puedo olvidar el malo de la serie de Flash Gordon, el padre de la maravillosa y perversa Aura, que es más que el sol y el imperio juntos. Ese imperio es tal vez el que nos acompaña ahora bajo la forma de grandes corporaciones, centralizadoras del poder económico, llamado corporativo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *