Comía con un amigo, y empecé a relacionar miedo con ambición y ambición con miedo. Y aquí estoy contándolo. Lo primero que me vino a la boca fueron los dos conceptos por separado. Estaba hablando de él, que es un empresario muy auténtico en muchos de los sentidos de la palabra. Y me vino a la cabeza la ambición. Se lo dije: tú tienes una buena cuota de ambición, como la mayoría de los empresarios. Entonces, se me cruzó el miedo. La ambición significa aventura, significa incertidumbra, significa búsqueda, inquietud, y es más fácil vivir en un estado más cercano al miedo, aunque curiosamente, la ambición llevada hacia adelante, puede ser una salvaguardia del miedo mismo, porque una “huida hacia adelante” puede hacer que se olvide el temor. Lo cierto es que acabé relacionándolos, pero eran como el huevo y la gallina, ¿qué es antes?

Cosmosis1_3dateliercom.jpg

El miedo puede provocar también la ambición. El miedo a la pobreza, el miedo a no ser, el miedo a no llegar, el miedo a quedar desamparado, el miedo a no ser querido ….. pueden ser “motivadores” implícitos de la ambición, para “escapar del miedo”. Pero la ambición puede provocar “miedo escénico” …… ya lo creo. Además, la ambición es como una búsqueda permanente, como un intento de llegar y de perfeccionarse y de seguir y seguir ….. y en alguna medida, se parece a lo que se siente cuando intentas algo que otros no estarían dispuestos a intentar, y por tanto, lo intentas un poco solo o totalmente solo ….. y la soledad, como decía Paz, es un laberinto.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *