“Si bien todos nacemos con una caja de cerillos en nuestro interior, no los podemos encender solos, necesitamos […] oxígeno y la ayuda de una vela. Sólo que en este caso el oxígeno tiene que porvenir, por ejemplo, del aliento de la persona amada; la vela puede ser cualquier tipo de alimento, música […] que haga disparar el detonador y así encender uno de los cerillos. […] Cada persona tiene que descubrir cuáles son sus detonadores para poder vivir. […] Si uno no descubre a tiempo cuáles son sus detonadores, la caja de cerillos se humedece y ya nunca podremos encender un solo fósforo”

Me fascinó la profundidad de esta cita que me han enviado, al parecer procedente de “Como agua para chocolate”. Aunque no estoy muy de acuerdo con eso de “venir con los cerillos” puestos. Pienso más bien que los cerrillos los vamos construyendo poco a poco con nuestro esfuerzo. No soy nada partidario de las atribuciones de nacimiento; prefiero pensar y postular que “nos lo curramos”, aunque si es cierto que muchos se traen “muchos cerillos” y otros vienen con deficits, a veces, incurables.

Entradas relacionadas

2 comentarios en «Cerillos para innovar»

  1. Es una buena cita, aunque para mí esos cerillos con los que venimos de fábrica, como todo en esta vida, se encienden, se apagan, se desgastan, cambian….
    Y pienso que incluso el cerillo más húmedo, puede en un momento dado, secarse y permitir que se encienda!
    A veces cuando conocemos a alguíen, algo, los cerillos no solo se encienden, también se intercambian y así se convierten en una nueva cajita de cerillos a encender…
    Algunos vienen con exceso de cerillos y los queman todos al mismo tiempo, provocando una llama inmensa y fulgurante que sin embargo, pasados unos minutos desaparece y no perdura.
    Otros gastan sus cerillos con cuidado, dando la luz justa.
    Y quedan aquellos que guardan sus cerillos esperando el momento justo para encenderlos, quién sabe si equivocándose o no al correr el riesgo de que se queden sin uso.
    O aquellos que no los encienden porque se acostumbran a vivir sin iluminación y vivir bajo el cerillo encendido les supondría un gran esfuerzo…
    Yo cada día renuevo mis cerillos y cuando veo que se agotan….busco más!

  2. ¿Sabes? Tu ensayo sobre los cerrillos que te has marcado es estupendo y complementario del punto de partida ….. Excelente, excelente. Te agradezco tu enriquecimiento y tan en plano experiencial, que suele ser lo bueno. A tus pies.

Responder a roberto carballo Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *