La revista Madri+d, de Investigación en Gestión de la Innovación y la Tecnología, publica todos los diciembres, un monográfico sobre materias competenciales. Me han encargado el monográfico de este diciembre. Y he diseñado un número en el que vamos a hablar de enfoques diferentes, heterodoxos, de hacer las cosas y de considerarlas en el mundo de la innovación.

No me refiero, singularmente a enfoques creativos, que lo son, sino más bien a enfoques preocupados y críticos.

No nos gusta como se miran las cosas ….. se miran por partes, sin sentido. Se necesita sentido estructural y al tiempo, ver los detalles, pero los detalles muchas veces “ocultan el bosque”. Algunos de los que van a escribir hablan de enfoque sistémico, otros, como yo, hablamos de estructuras, pero en el fondo, es la misma insatisfacción ante las fragmentaciones con que “nos ataca el mercado”. No nos gusta, por ejemplo, que se fragmenten las cosas por materias o por territorios o por conceptos, sino que es preciso, manteniendo la individualidad, conferir una nueva dimensión, la dimensión estructural. Esto ha pasado en el mundo del desarrollo local. Por eso, nos gusta hablar de desarrollo territorial o de innovación territorial.

imagina4.jpg

Tampoco nos gusta que se hable siempre de lo mismo: la política y el Estado, que parece que lo regula todo y que “lo es todo”. Si miras los mass media te encuentras con que las páginas centrales y las primeras, están llenas de aspectos realmente de poca relevancia, solo la tienen para aquellos que viven de la noticia, del impacto, de la hecatombe, de la alegría global de ganar algo, de los éxitos …… Poco interés tiene todo eso para el común de los humanos. Pero el Estado hacen que “entre por los ojos” y nos lo tragamos. Las cosas, si son asequibles y pueden funcionar, que también es difícil, tienen otra dimensión, una dimensión local, una dimensión cercana, una dimensión social.

Tampoco nos gusta que sea tan poco importante lo que hace que la vida sea y tenga sentido, y lo sustituyamos por cosas sin transcendencia. La intercomunicación, las relaciones, su calidad, su inmediatez, eso si tiene sentido. Sabemos que aislados, como Robinson Crusoe, no somos nada o casi nada.

Bueno, esas cosas son las que nos mueven ….. también como es consecuencia, nos preocupa la dinámica de la sustentabilidad, y el cambio climático y sobre todo, tantas cosas injustas, como esa impresentable distribución de la renta que aglutina en un 1% de la población una animalada de renta y de riqueza, mientras el 40% más bajo, tiene que vivir con uno o dos dólares/día.

En el monográfico se ha invitado a participar a muchas personas que hacen un trabajo excepcional, pero de forma casi silenciosa, sin grandes alardes, pero que abren caminos que conducen a resolver problemas auténticos, reales.

Esperemos que todo funcione bien. Nos hemos puesto en marcha, en un mes veremos que es lo que resulta de todo esto.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *