“La acción crea las condiciones para el aprendizaje y lo hace más efectivo y más gratificante”.

Me parece imposible que hayamos sobrevivido a cuatro, cinco o seis horas diarias de pasividad en un aula, escuchando o tomando apuntes o respondiendo sencillamente a lo que se nos planteaba. Me parece imposible que todavía muchos alumnos sobrevivan a esa “prisión” y a esa pasividad. Hace mucho que sabemos que la acción es un antídoto, ¿por qué no la fomentamos? ¿Es que nos resulta más fácil tener “dominados”-domesticados en sus mesas a los alumnos o es que tememos su libertad y sus posibilidades?

pview13.jpg

Entradas relacionadas

Un comentario en «Acción y aprendizaje»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *