Prospectando lo inmediato

2006 ha sido un buen año. Estamos terminando un ciclo, también el sol está en su punto de inflexión. Ha sido un año intenso, como viene ocurriendo desde hace tiempo. Uno se da cuenta de que cada año que pasa, todo tiene más sentido, permite aprender más rápidamente, y vislumbrar nuevos horizontes, más complejos y plenos.

Se piensa que 2007 es el inicio de un nuevo ciclo solar. Esto puede ser muy importante, porque durante unos años podemos asistir a la irrupción de innovaciones por doquier y su aplicabilidad. Es una buena época para innovadores y para personas productivas e interesadas con cambiar, con cooperar, con transformar. Todo estará más abierto a la “aventura”, haciendo viables muchas cosas “dormidas” durante los últimos seis años. Porque no lo olvidemos, el ciclo alcanzaba su máximo a principios de siglo-década y ya sabemos la gran sorpresa que los personajes del poder, los agresivos, los vagos y “sin ocupación” y siempre enfadados, nos reservaban. Media década donde se han intensificado guerras, conflictos, descalabros de todo tipo. Y los que buscamos el encuentro, la cooperación, la interrelación, el intercambio, y la vida, nos hemos quedado en un segundo plano, “perseguidos” y “acosados” por los señores de la guerra, por los poderes represores de la libertad y por todos aquellos que anteponen el fanatismo al conocimiento, quizás porque no conocen o no quieren conocer, o nunca se han dado tiempo para hacerlo, y no pueden disfrutar de los placeres del trabajo bien hecho, del diálogo, del encuentro, de la amistad y del amor.

Este año ya nos ha adelantado lo que va a ocurrir en 2007. El síntoma más significativo, y sin que existieran demasiadas razones sólidas-económicas para apuntalarlo, ha sido la evolución de los mercados financieros, que se lanzaron a una especulación sin techo, lo que anticipa la “toma de posiciones” de los tiburones del sistema, que no pueden perder “la posición”, ante los acontecimientos que se vislumbran en un horizonte, todavía no cierto, pero si probable. “Han olido” la expansión económica y sobre todo, se han generado expectativas sobre las dos grandes revoluciones de las fuerzas productivas que se están generando desde hace años, pero que no han tenido todavía cabida pragmática y aplicativa: internet y biogenética y sus respectivos entornos. Es probable que surja alguna otra perspectiva tecnológica nueva, como puede ya vislumbrarse la revolución de la complejidad, de lo no-lineal, tanto en ciencia, como en sus aplicaciones. En todo caso, 2007 será el inicio de una época de cinco-seis años muy arriesgados, con grandes aplicaciones y con grandes posibilidades. Los señores de la guerra y del poder tendrán que esperar ese tiempo para volver a dominar.

¿Recuerdan la segunda parte de la última década del siglo XX? Pues esta va a ser más sorprendente. Las fuerzas tecno-científicas aplicadas en acción van a desbordarnos nuevamente y la sociedad va a responder asombrada, pero va a responder.

Es el momento de la innovación, pero de la innovación aplicada, de las formas que dinamicen las culturas y les den sentido, pero al menos, ritmo. Será el momento de las personas, hoy todavía “ocultadas” por los poderes y los señores de la guerra. Las ideologías serán menos importantes, porque no necesitaremos tanto de ellas como sustitución de lo real, porque la realidad va a ser más sorprendente que la ficción. Será una época de cambios paradigmáticos. Tenemos un lustro para aprovechar este impulso. En 2007 todavía no nos daremos cuenta de donde empezamos a estar. De 2008 a 2010-11 serán los años clave. Tenemos que estar preparados para aprovecharlos.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.