“Tan arraigada se halla en España la creencia de que vivimos en un país muy rico y de muchos recursos naturales, que no sin cierto encogimiento nos permitirmos decir algo en contrario, pidiendo ante todo perdón a los que desde el comienzo nos tachen de pesimistas”. Así empieza Lucas Mallada (regeneracionista del siglo XIX) su libro, por desgracia poco leído, “Los males de la patria”, que publicó en su momento Alianza Editorial.

A Mallada, sin embargo, no le gusta lo que ve ….. cree que es mejorable …. y no acaba de comprender el alma conservadora que está detrás de pensar que “tenemos de todo”, de “Madrid, al cielo” o “estamos en el mejor de los mundos”. Muchos países y muchas personas en los países piensan con ese sentimiento de “abundancia” que justifica, y al tiempo, paraliza, toda acción que innove y mejore lo existente. La abundancia no es comienzo de casi nada. Y hasta conozco algunos países con abundancia, que se han “inventado” culturalmente la escasez-necesidad como principio de los procesos de superación y ….. les va bien …. si, muy bien. En la frase de Mallada, donde pone España podíamos poner otros nombres de países, de zonas, de geografías variadas ….. tendemos a sublimar e idealizar lo que conocemos ….. y a denigrar lo diferente, cuando en realidad, quienes nos acaban aportando y cubriendo nuestras necesidades, son aquellos que se han aventurado con lo diferente y han aprendido de la complejidad y de lo distinto. La escasez-necesidad juega un papel relevante no sólo en los procesos espontáneos de innovación, sino también en los diseñados. Cuando diseñamos un programa, pensamos en aquello que puede ser estratégicamente débil o mejorable, en los soportes de superación sobre los que podemos asentar nuestro trabajo. Y los convertimos en oportunidades de transformación y de movilización de energías en un sentido dinámico. En mi modelo, el papel de la escasez-necesidad y su consiguiente comprensión y análisis constituye un punto de partida sine qua non de los procesos innovadores.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *