Siento lo que voy a afirmar, pero ….. arte es una función del poder. Y en arte, incluyo, claro, la arquitectura.

El poder necesita del arte para consolidarse y para pasar a la historia. Cuanto más absoluto sea, más necesidad tiene de los que lo ensalzan con “su arte”. El poder absoluto protege no el arte, sino a algunos artistas, aquellos que mejor los representan, aquellos que de alguna forma, aunque no lo parezca, se han sometido. El arte fuera del sistema de poder es marginal y no suele tener reconocimiento hasta muchos, muchos años o siglos después.

Y si el poder es teocrático o pseudo-teocrático ….. mucho más. Es más, según es más perdurable -el poder, claro- más grandioso se “va haciendo” o “van haciendo” al arte (de cámara, de poder).

Las dictaduras -y si son militares, más- son tan aburridas que ni siquiera saben desenvolverse en buenas relaciones con el arte de sí mismos. Los militares tienen una cultura peculiar, normalmente poco dada al espíritu artístico.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *