Demasiado …. de todo, (menos ….. de debate)

1. Demasiados moderadores, que se moderaron entre sí, y convirtieron el debate en normas sin exposición de motivos, es decir, sin sentido (el único que organizó fue el tiempo. Manda narices, el tiempo de cada participantes, ¿cómo iba a fluir algún debate así?.

2. Demasiada falta de sentido de la realidad. Todos en sus ideas y sin ver la realidad, ni proponer más que excepcionalmente “cuentos de la lechera”. Me sorprendió, sobre todo, la pasividad y sometimiento de Pablo al PSOE (¿le habrán visitado sus ancestros y le habrán dicho que no puede ir contra el abuelo Pablo Iglesias? o ¿ha seguido una estrategia contemplativa e inadecuada en las actuales circunstancias?)

1465893030_437950_1465893221_noticia_normal.jpg

3. Demasiadas estrategias del tipo “que me quede como estoy”, conservadoras, de partidos consolidados en el poder, de casta que no quiere perder los privilegios alcanzados.

4. Demasiada fragmentación (discursos aislados y nada interrelacionados, y pocas síntesis. Y sin síntesis no se avanza). Cada uno a lo suyo, y a joder lo más posible a alguno, de uno en uno, excepto el Snchz que siempre acababa diciendo que PP y Podemos les había estropeado su jugadiña de partido antiguo y temeroso que intentó. Todo lo demás, fragmentario o bilateral. Cuando vamos a comer dos parejas, y hablan hombres por un lado y mujeres por otro, pues más o menos, en el mejor de los casos.

5. Ni una gota de interés. Sólo el Vallés, creo que se llama así, intentó con tres preguntas bien formuladas que los cuatro “hombres buenos” se mojasen, pero el hombre no pudo continuar la jugada, no le seguían, quedó sólo ante el peligro de “la envidia” tan española.

6. Demasiados formalismos, tanto al principio como al final. La foto de familia ya fue el colmo. Los saludos hasta al apuntador que había participado, otro colmo. Los recibimientos formalistas e innecesarios, los prolegómenos lamentables y la exposición previa de la metodología del debate, de pena. Y todo eso nos iba durmiendo. ¿Era lo que se pretendía?

No fue un debate, fue una sucesión de repeticiones …. como si estuvieran viendo la misma jugada desde ángulos distintos, una y otra vez, como hacen en la tele con los partidos de futbol y especialmente con las faltas o los supuestos penalties. Y no me enrollo más, porque a la media hora ya estaba cansado; a la hora, estaba hasta las narices y empezaba a estar ansioso de que alguien dijera algo; a la hora y media me fui …. y adiós ….. ¡qué aburrido!, pero no por ser aburrido, que lo era, sino porque fue un partido en que los cuatro equipos jugaban a la defensiva, y es tan aburrido ver futbol con equipos jugando a la defensiva, lo estropean todo, y sólo aburren. Siempre he pensado que en futbol tendría que estar prohibido que todos los jugadores bajasen del medio del campo ….. y estos jugaron casi todo el tiempo metidos alrededor de su área. Y lo peor es que no habrá ni un sólo debate, no que no haya más, sino que no habrá ninguno, porque ese fue todo menos un debate.

Entradas relacionadas

Un comentario en «Demasiado …. de todo, (menos ….. de debate)»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *