“Su nuevo método de «enseñanza universal» por el cual se proponía «emancipar las inteligencias» atrajo sobre él la atención a partir de 1818. Sostenía básicamente que cualquier persona podía aprender sola y sin maestro; éste debía limitarse a dirigir o a sostener la atención del alumno. Proclamó como base de su enseñanza algunos principios desafiantes y aparentemente paradójicos:

Todas las inteligencias son iguales;
Un individuo puede todo lo que quiere;
Se puede enseñar lo que se ignora;
Todo está en todo”

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *