Una pregunta para culés

¿Por qué un equipo tan diferente y cualitativamente mucho mejor, le entra el “yuyo” en las finales y les cuesta tanto, después de empezar como saben y pueden? Para mí es una cuestión de culturas ….. en Cataluña nunca fueron un imperio, sino gentes sometidas a un imperio; son una cultura tan poco imperial que rara vez explotan a los otros, en el fondo no tienen experiencia y no saben, por eso juegan con esa maravilla de futbol y que yo recuerde, siempre han jugado más o menos así.

IMG_31611.JPG
Armonía de las formas

Kubala no era Di Stefano, le gustaban más las jugadas espectaculares, los pases cortos y los toques de balón. O sea, que desde que yo sé, el Barça tiene una cultura de futbol bonito, cosa que no siempre sale, o no se consigue, porque jugar bien y ganar es muy difícil, probablemente lo más difícil. La mayoría de las veces los que ganan juegan tan sólo bien, pero no asombran. El Barça ha tenido años que ha asombrado, en este mismo, aunque un poco más contrastando la cultura más agresiva de su entrenador con las virtudes de la propia cultura.

“Jogar bonito” y ganar es muy difícil, y ocurre pocas veces en el futbol. Hungría jugaba asombrando a principios de los cincuenta, ganó muchas cosas, entre otras en Wembley, pero no fue capaz de ganar la Copa del Mundo de 1954, por poco, pero no la ganó. Brasil era el mejor en la Copa en España en 1982, sin duda, pero ganó Italia, también lo era en el Maracanazo de 1950, pero ganó Uruguay. No siempre jugar bien es garantía, ni tampoco asombrar. Pero en otros casos si, y entonces es único. El Barça del triplete de Guardiola es casi único en la historia, como el Honved hungaro o el Santos del Pelé de los sesenta. Pero al Barça del siglo XXI le cuesta mucho ganar, aún siendo claramente superior en el campo, le cuesta ganar en los partidos finales, hace sufrir más de lo debido a su afición. La distancia entre la Juve y el Barça hoy es mucha, y sin embargo, ayer pudo ganar. Si, pudo ganar, aunque hubiera sido injusto.

Ahora bien, todos a los que nos gusta el futbol, como ese deporte maravilloso que jugamos y sabemos lo difícil que es hacerlo bien o de forma asombrosa, a todos los que nos gusta el futbol, tenemos que agradecer al Barça lo que ha hecho en estos últimos veinte años, porque hemos disfrutado maravillándonos de lo sencillo que puede ser hacer las cosas bien, y lo difícil que es lograrlo. El primer gol de ayer de la final fue eso, futbol precioso y a la vez “fácil”, pero extraordinariamente difícil de hacer y como decía un amigo mío, y no veremos cosas parecidas en años. Gracias Barça por expresar tu cultura y por hacernos felices cuando tenemos la oportunidad de veros jugar en la tele, aunque los locutores sean unos pestiñazos y tenga que apagar el sonido …. porque no dicen más que chorradas.

Felicidades a todos los que nos gusta el futbol, no como espectáculo, sino como un juego único y con el que hemos disfrutado y aprendido tantas cosas.

Entradas relacionadas

8 comentarios en «Una pregunta para culés»

  1. En el futbol he aprendido mucha humildad y mucha disciplina -más bien, autodisciplina-. Humildad porque no era tan bueno como muchos de los que jugaban conmigo, y a mí siempre me ha gustado ser el líder, que no era en el futbol más que jugando con “los de la calle”, y no siempre. Tuve la suerte de jugar con grandes jugadores, pero hasta los jugadores normales, muchos de ellos eran mejores que yo. Eso vió mi padre, y ante mi locura por jugar, me dijo: Mira Roberto, mejor te dedicas a estudiar. Qué razón tuvo. En esa época sufría mucho en el campo, porque era casi siempre el más pequeño y el menos hábil.

    Recuerdo una final que jugamos entre Comercio y Nautica en el campo de entrenamiento de Riazor, cuando todavía era de tierra. En ella, me pusieron de extremo, porque los buenos jugaban de defensa central o de medios o de interiores o alguno de delantero centro. A los “malos” nos ponían de extremos -en casi todos los equipos medianamente buenos que jugué, lo hice de extremo- Ganábamos por 3-1, era la final y faltaba poco para el final del partido. Lo bueno lo habían hecho los Tablilla, los Ricoy y alguno más. Los demás acompañábamos como podíamos. Entonces, a Ricoy le hicieron un penalty, y entre él y Tablilla se enfadaron para tirarlo …. como no se pusieron de acuerdo, al final, uno de ellos dijo: pues que lo tire Roberto, y allí fuí yo, que con aquellos balones tan pesados y aquellas botas igualmente pesadas, pensaba que no me iba a llegar el balón ni al portero. Además, me sentía nervioso con el compromiso. Tuve tanta suerte que mi chut fue tan errado que equivoqué hasta al portero, y la pelota se fué dulcemente a la red …. había marcado dos goles en ese campeonato, y ambos desde dentro del área pequeña …. no tenía ni toque ni fuerza para más. Ese día, el error en el tiro …. dejó al portero clavado tirándose al lado contrario ….. no me lo podía creer …. pero fue cierto, ganamos la final por cuatro a uno y yo marqué el último gol. Me recuerda un poco el gol que marcó Neymar en el último segundo de prolongación del partido entre Barça y Juve. Neymar también tiene todavía mucho que aprender ….. pero es buenísimo. No se trata de comparar.

    También aprendí a concentrarme, a trabajarme … y a mejorar todos los días ….. es un gran deporte, sobre todo, es un deporte de pobres, que la FIFA y similares lo han convertido en un deporte para ricos que lo ven, pero nunca lo jugarán bien ….. no conozco grandes jugadores hijos de ricos … como mucho había aquél brasileño que parecía un hijo de papá y llegó a ganar el premio máximo, ¿como se llamaba? Ah si, Kaká … básicamente una excepción. En mi opinión, aún en su mejor época habia muchos mejores que él, pero es que él era guapo, rico y le gustaba a las chicas que estaban accediendo al futbol en aquél momento.

  2. También en el futbol aprendí mucho compañerismo … aunque eso acaba teniendo algo negativo en la medida en que negamos al contrario y nos gustaría que perdiese con todos, para ser nosotros campeones.

    También aprendí a vestirme y desvertirme en un vestuario …. al principio, no fue fácil ….. siendo, como era, de los más jóvenes, sino el más, los otros estaban mucho más seguros que yo de su hombría ….. y había alguno que le gustaba exhibirse sin ninguna vergüenza …. y …. en fin ….

  3. Aunque yo donde lo pasaba bien era jugando en la calle … si, en la calle, porque yo vivía en una calle casi marginal … por la que casi no pasaban ni coches ni camiones …. y cuando empezaron a pasar, nos fuimos al campo con hierba espontánea …. poníamos dos piedras haciendo portería y nos “jugábamos” entre dos líderes los participantes, formábamos equipos …. y a jugar …. y a pasarlo bien.

  4. Durante años jugué en la calle que rodeaba al Estadio de Riazor y que estaba al lado de la Escuela de Comercio …. enseguida se formaban los equipos, siempre básicamente equilibrados y disfrutábamos como locos todas las interrupciones de las clases. A veces, volvíamos a las clases, y cuando volvía un intervalo, seguíamos jugando los mismos …. y así toda la mañana o toda la tarde.

  5. Nosotros no éramos clase baja, sino media-baja … por lo que ninguno se hizo profesional.

    Era más interesante en el verano cuando nos íbamos a la playa de Lazareto, antes de Las Jubias, porque ahí he tenido la oportunidad de jugar con jugadores que acabaron en el Deportivo y hasta en el Barcelona o el Madrid …. era un espectáculo ver jugar a Amancio o a Veloso o a Jaime Blanco o a otros …. que no hicieron carrera en el futbol …. pero eran extraordinarios.

  6. Una de las cosas que más me fastidia de ser ya viejo es que el futbol no es para viejos …. y todo lo que sabías hacer, ya no puedes hacerlo ….. enseguida te tuerces ….. y hasta puedes lesionarte. Pero ocurre que tu cabeza piensa que tú eres todavía un chaval y sin embargo, el cuerpo te dice que tengas cuidado no vaya a ser que te pase algo inevitable y de consecuencias nefastas …. Hoy estuve jugando con mi hijo Roberto y mi nieto también Roberto …. ahora estoy cansadísimo y menos mal que no me torcí algo.

  7. Aproximadamente hacia los cuarenta y tantos todavía formé parte de un equipo de profesores que jugábamos en el campeonato de los alumnos. Íbamos de sextos o séptimos … y yo jugaba de delantero centro o interior de enlace, pero en un lance, me estropeé los gemelos de las dos piernas en una misma jugada ….. Se me acabó el futbol para siempre …. excepto si en la playa le doy un poquito … en plan tranquilo.

  8. En esa época también jugaba los veranos con equipos de futbito del pueblo donde veraneaba …. y ya tuve algún tirón que otro …. pero lo pasaba muy bien. Me gusta mucho cuando alguno de mis hijos, lo recuerda … como algo “que ha hecho su padre”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *