Más libertad, tendente a la autoorganización, al autoaprendizaje. Los espacios de innovación o de aprendizaje han de facilitar al participante la iniciativa, actuar con refuerzos positivos y apoyar las energías puestas en común. La libertad individual ha de complementarse con la social, al menos de los que forman o pueden formar nuestros grupos de investigación-acción-aprendizaje.

Lo que se aprende libremente y a partir de necesidades e iniciativas propias, no tiene el mismo sentido que cuando te dicen que “tienes que” aprender tal o cual cosa. El papel del facilitador es fundamental tanto en sus formas como en sus contenidos. Las formas han de facilitar la comunicación e intercomunicación, hacer posible el trabajo con otros, evitación de excesivos emparejamientos y una práctica colectiva dónde no se imponga ninguna voluntad, sino el conocimiento aportado por todos.

Más libertad y más autonomía, más aprendizaje desde abajo, desde la necesidad de aprender, desde la necesidad de hacer, de comprobar, de investigar, de conocer.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *