Una mentira a veces no es posible evitarla para no hacer un daño que no se quiere hacer (un vicio como pasajero, como dice Confucio, el PP propuso un programa y parece que “no tuvo más remedio” que mentir para ganar las elecciones, y después en el poder, no hizo nada de lo que propuso y se había votado); sigue Confucio, esos mismos vicios que eran pasajeros se convierten en huéspedes (todas las mentiras y cajas B del PP acabaron convirtiéndose en huéspedes del PP, mala cosa, porque no son buenas compañías, y ahora, ¿cómo nos deshacemos de ellas? Pues mintiendo más y más); y al final, esos vicios acaban siendo los amos de nosotros, en este caso, los putos amos del PP, ya no pueden evitar vivir en una eterna disfunción y el vicio se ha hecho el amo de la situación. Por mucho que despejen y busquen disculpas, sus vicios, sus mentiras, son las dueñas de la situación que viven. Morirán con ellas, porque la desintoxicación es realmente difícil.

confucio 05.jpg

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *