Innovación en plan breve (2)

Segundo,

No todas las realidades ni necesidades son iguales, ni permiten el mismo tratamiento. Las realidades elementales son aquellas que están realmente vinculadas a una necesidad, cuanto más ineludible mejor. El sentido de lo real es más perceptible cuando la necesidad, la escasez es más manifiesta, y hasta más difícil de resolver. Motivación-superación profundiza en la adquisición de ese sentido de lo real.

El recurso básico es el análisis complejo, no cualquier análisis. Para comprender la necesidad hay que sentirla, pero luego aplicar una metodología compleja para una realidad siempre compleja.

Entradas relacionadas

4 comentarios en «Innovación en plan breve (2)»

  1. No todas son necesidades, la mayoría sólo son necesidades ficticias, innecesarias, hasta perjudiciales socialmente, pero interesadas por aquellas que las producen, provocan y condicionan.

  2. La mayoría de las supuestas “necesidades” que provoca el sistema capitalista no responde a la realidad de la necesidad, sino al capricho, al empobrecimiento personal, y a la mayor de las regresiones personales y sociales: el consumismo en todas sus formas.

  3. No son “esas necesidades” las que hacen posible la innovación, y acaban creando condiciones favorables a un desarrollo social. Esas son sólo necesidades para ganar dinero, no para desarrollar personas y grupos. Y además, son caprichos que nunca se acaban de satisfacer ….. productos no de la necesidad, sino de la abundancia, de los que tienen de más para comprar por encima de lo que necesitan, muy por encima de lo que sería razonable.

  4. La “montaña de la pobreza” nos puede motivar, porque un mínimo sentimiento social y humano nos mueve a hacer algo para mejorar las cosas …. y si la sentimos de cerca, mucho más. Aunque es cierto que hay un umbral de la pobreza que acaba conduciendo a la paralización o a la denigración personal y humana, en forma de delincuencia u otras. Pero la necesidad nos mueve a mejorar. Lo malo es como acabamos instrumentando esa necesidad, si la amparamos en los “valores”(sic) culturales del capitalismo (egoismo, competitividad, agresividad, etc.)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *