Aprendiendo lo realmente importante

Seis aprendizajes….¿sólo seis?- pensé cuando se nos propuso escribir sobre el tema.
Desde que empezamos el curso, la clase de sistema económico me ha parecido la más dinámica y didáctica que he tenido en mi vida universitaria.

Puestos a elegir seis aprendizajes, diré que la primera vez que pisé ese aula, aprendí el valor de escuchar las opiniones de los compañeros, sintetizarlas y formar una opinión crítica entre todos.
Entendí que, a través de esta técnica, uno es capaz de abrir horizontes, de formarse una idea más amplia de lo que ya daba por sentado y de reforzar los argumentos o modificarlos si no tienen demasiado peso.

La siguiente semana aprendí que todo texto literario puede tener aplicaciones prácticas de lo más diversas. No sólo hay que quedarse en lo que uno lee, en lo que relata el texto, sino que hay que conectarlo con la vida diaria.
Todo texto puede servir de metáfora y es válido para ejemplificar temas que, aparentemente, no tienen que ver con lo que se relata en el mismo. Siempre, claro está, siguiendo una lógica.

Esto, tiene que ver con otro gran aprendizaje obtenido en las clases; el darme cuenta, a través de la rosa de los vientos que formamos con los comentarios de noticias, de que, en realidad, todo puede relacionarse.Da igual que, a priori, parezca caótico y no tenga una estructura sólida. Si nos paramos a pensar, algún aspecto está encadenado con otro.
Al principio, no es fácil. Las relaciones se nos antojan ridículas. Pero por eso, hay que desglosar, saber sacar el jugo a cada cosa y encontrar un denominador común.

También saqué en claro que todos tenemos capacidad crítica.
Aunque a veces pensemos que nuestra opinión no importa, que no es muy sólida, en realidad sí que es importante en cuanto a que , si nos esforzarnos por exponerla y argumentarla, crecemos intelectualmente. Y si, además, la compartimos con los demás, nos daremos cuenta de que eso que pensábamos que era una estupidez, realmente, tiene lógica.

Escribir en el blog, me enseñó a no avergonzarme de mis opiniones, sino más bien, al contrario, enorgullecerme de poder exponer mi pensamiento libremente.
Como digo en la descripción del blog, hacía tiempo que tenía ganas de crear uno; si no lo había hecho antes, es porque me faltaba coraje. La clase de sistema económico me dio justo el empujoncito que necesitaba.
Tenía miedo de parecer pretenciosa queriendo que la gente leyera mi visión de la vida, sin embargo me he dado cuenta de que no tiene nada que ver con eso, sino todo lo contrario. El querer que lean lo que escribes es generoso, porque estás regalando al mundo un pedacito de tí, de tus ideas.

El sexto de mis aprendizajes, fue el de el trabajo en grupo. Pueden surgir dificultades cuando se juntan personas que, en un principio, ni siquiera se conocen y a demás, son totalmente heterogéneas, al intentar pensar en un tema que les interese. Sin embargo, al final, siempre hay un punto de inflexión, algo en lo que puede existir consenso.
Pero lo más importante de lo que he aprendido trabajando en grupo es que, por muy extraño que resulte, entre personas casi desconocidas y que, además, son totalmente diferentes, se establecen muy pronto – antes incluso de que nos demos cuenta- relaciones de afinidad que, incluso, llegan a convertirse en amistad.

Puede que no haya aprendido demasiadas cosas de economía, pero he sacado de estas clases mucho más de lo que esperaba.
A veces, le damos más importancia a los conocimientos académicos que a los conocimientos personales, cuando sin los segundos, en realidad, por mucho que sepas de libros, no sabes nada de la vida.

Entradas relacionadas

11 comentarios en «Aprendizajes importantes»

  1. “El valor del otro”, “el otro es el que siempre nos salva”. Escuchar al compañero, aprender a hacerlo con el igual, no sólo como normalmente nos “enseñan” en los procesos educativos, “escuchar y atender al superior”. Es preciso saber respetar al superior, sobre todo, en conocimiento y experiencia, para luego saber decidir …. pero tambien es importante escuchar al igual y respetar sus opiniones, y aprender a aprender de ellas.

  2. “Todo texto literario, dice Anita, puede servir para aprender practica y tambien teóricamente”. En realidad, cualquier texto que se diga en voz alta, y se comparta, esta interrelacionado con multitud de cuestiones, todas reales y vinculadas a nuestro hoy, o en terminos mas guapos, nuestro aquí y ahora. Existen interrelaciones entre todos los elementos del conjunto, que ya no son cosas u objetos, sino relaciones.

  3. Al principio, cuando uno “ve” o “encuentra” algo, le suele costar aceptarlo, sobre todo si es diferente de lo ya aprendido, pero si tenemos un poco de paciencia, nos damos cuenta de que “no es una chorrada”, sino algo importante, que puede servirnos …. “ya mismo”. Eso dice Anita, lo caótico puede acabar convirtiéndose en nuestro intelecto en “algo con sentido”, algo que nos sirve y que nos permite aprender nuevas dimensiones y horizontes. Despreciar lo que es nuevo, o lo que no nos gusta a la primera impresión es una forma de encerrarnos al conocimiento.

  4. Que significa tener capacidad crítica? Significa romper con lo que el otro dice o significa saber incorporarlo y que vaya transformando nuestros aprendizajes, a partir de nosotros mismos? Criticar no es destruir, es saber conservar aquello que vale la pena conservar, y una vez ubicado en el lugar que le corresponde, atender a aquello que se puede mejorar sobre lo ya aceptado …. e incorporar nuevos conocimientos. Criticar es aprender, pero sabiendo respetar.

  5. Escribir en público puede ser un acto de narcisismo, o puede ser una forma de hacer transparente nuestro proceso hacia el conocimiento, intercalarlo con otros, y aprender tal vez lo mãs importante: no aprendemos sólo para nosotros mismos, sino que aprendemos con los demas y para los demas. Todo aprendizaje acaba siéndolo en la medida en que queremos compartirlo con otros, que ya que nosotros hemos aprendido, queremos que otros se beneficien de la difusión de nuestro aprendizaje. El blog, viene a decir Anita, es una forma de hacer transparente nuestro pensamiento, el proceso hacia el conocimiento, y de compartirlo y de saber que otros nos pueden ayudar, y nosotros ayudamos a los otros cuando aportamos lo que nosotros vemos.

  6. Reserva Anita al grupo de trabajo para el “´ultimo” aprendizaje, pero ella sabe que es la aportación bãsica, porque significa romper con la dinámica dominante del paradigma en donde nos han educado. Significa aprender a hacer las cosas con otros, no para eludir nuestra responsabilidad, sino para compartirla y enriquecerla con las acciones y aportaciones de los otros ….. algo muy diferente de aprender en tu casita y pensando en “sacar adelante la oposición-exámen” y situarnos por encima de los demas. Tengo al respecto una anécdota de hace unos años: una alumna de esas plenamente “individualista”, se dirigió a mí y me dijo que no podía seguir el curso conmigo porque ella quería sacar sobresaliente o matrícula y trabajando con un grupo, en el que ya estaba encuadrada, no iba a pasar de trabajar más y para otros, y obtener una nota que sería la media de lo mucho que ella podía aportar y lo poco que podía obtener de los demás. Hay que decir que tres de los miembros del grupo, eran sus amigos. Se fué con otro profesor, compañero ~mío y que daba la misma asignatura. El grupo que rechazó obtuvo sobresaliente de media y una de sus integrantes, se llevó matrícula por su trabajo serio. Sin embargo, ella “que iba buscando la nota máxima”, según me dijo, sólo alcanzó un notable en la misma asignatura ….. paradójico y cierto.

  7. Un último aprendizaje de Anita es que finalmente uno puede hacerse un gran experto en cualquier materia de especialización en muy poco tiempo, y ademãs, añadiría yo, no siempre se necesitan todas las especializaciones que tenemos que abordar, a veces no las utilizas nunca. Sin embargo, las competencias que llamamos genéricas, aquellas que tienen que ver con nuestro comportamiento, con nuestra agilidad mental, con nuestra capacidad de entornarnos con otros, y de saber disfrutar de lo mucho que aprendemos, esas no se adquieren en un libro, sino que se adquieren en la vida, pero pueden ser aprehendidas conscientemente en el marco de un buen planteamiento pedagógico que enlace vida con conocimiento, y no que haga del conocimiento, formatos especializados y distantes de la vida, que luego hay que integrar, si surge la oportunidad, en la vida misma … y sobre la marcha. Aprender es otra cosa, aprender es vivir, o es aprender a vivir, o es aplicar lo que se aprende, o es disfrutar de la alegría de encontrarse con nuevos horizontes todos los días y a todas horas.

  8. En un cuatrimestre no sólo se aprenden seis cosas, se pueden aprender muchas, y sobre todo, se puede conseguir que las personas sean mas personas y se sientan mejor con los otros, y respeten y aprovechen la existencia de los otros.

  9. Y por supuesto, mucha gente aprende una enormidad de algo que llega a amar, porque cuando uno encuentra que aprende, acaba enamorãndose de aprender, y enamorarse es el principio de tomar las cosas de otro modo, de un modo que es “más rentable”, que el castigo o el aprobado-suspenso, y la vara de castigar. Amar es otra dimensión, que también contiene un poco de idealización, no demasiada, que nos permita seguir apreciando lo que otros han hecho por nosotros, y lo que nosotros tenemos que devolver mejorado de lo que hemos aprendido.

  10. Mis maestros me han enseñado muchas cosas, y han sido muchos, y cada día descubro más ….. Mi experiencia y acción me ha permitido también no sólo comprender lo aprendido, sino darle sentido, darle forma y aprender de mi propia experiencia, que finalmente es “la madre de la ciencia”. Tener un referente de maestros, es aprender a respetar … no para someterse, sino para reconocer lo que hemos podido obtener de lo mucho -o lo poco- que muchos han contribuido a aportar a la humanidad. Reflexionar sobre la propia experiencia, es una forma complemenbtaria y básica de aprendizaje. No puedo aprender sin experiencia. Los libros sólo me dan un barniz, tengo que probarlo, tengo que experimentarlo, tengo que vivirlo, y tengo que reflexionar sobre esa misma acción y entonces, comprendo lo que me ha servido y como puedo difundir la buena nueva entre los demás … que todavía no han recorrido el mismo camino. Conocimiento de otros, experiencia propia y mejor grupal, son los puntos de partida para reconstruir el conocimiento, y como decía uno de mis maestros, “devolver mejorado lo que has aprendido”, y de esa forma, sentirse que aportamos algo …. pero somos sólo -pero es mucho- parte de un conjunto, parte de algo que llamamos humanidad, cuyo elemento esencial es que podemos aprender a partir de nosotros mismos ….. De esto es de lo que se trata, de que finalmente el aprendizaje sea algo que se autogestione por nosotros mismos y por los que están en nuestro entorno, y luego se comparta con otros, que han seguido caminos parecidos, y ahora vemos que los caminos confluyen ….

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *