Realmente, si se quiere una modificacion significativa en terminos de innovacion, es preciso actuar, y urgentemente en nuestro caso, en el plano educativo, sobre profesores y alumnos. Si olvidamos ese punto, olvidamos que innovar es un proceso social y de modificacion cultural, y que adquirir esos comportamientos y actitudes requiere de un trabajo que hoy en dia no se hace practicamente en nuestras aulas, sean en el mundo de la enseñanza primaria o secundaria o universitaria. Solo excepcionalmente y gracias a la labor soterrada y poco reconocida de muchos buenos maestros y profesores que no quieren caer en la burocracia y la ideologia predominante, se ven, de vez en cuando, signos que nos permiten seguir pensando que vale la pena seguir intentandolo.

Las cosas empiezan por el proceso educativo. Nuestro sistema es caduco, muy caduco, casi tomista. Por eso, podemos “producir” buenos profesionales tecnicamente hablando, aunque con dificultades, y sin embargo, no producimos mas que escasamente buenos profesionales en un sentido amplio, y no solo tecnico. Pero las consecuencias de cambiar el sistema y las formas educativas, primero, no se puede hacer de la mañana a la noche, y segundo, hay demasiados intereses enclaustrados en posiciones conservadoras …. hasta en la misma izquierda.

Pero no hay que olvidarlo, otra educacion, una educacion mas abierta, mas libre, mas en funcion de las personas y para las personas, una educacion desde la necesidad, una educacion que construya personalidad y actitudes innovadoras, en fin, otra educacion, es el punto estrategico para pensar a largo plazo en terminos de innovacion.

Entradas relacionadas

16 comentarios en «Innovacion estrategica»

  1. Hace dos años, escribia sobre el mismo tema en este blog:

    Inno Educativa


    Jueves, 17 Ene 2008
    En el fondo de la innovación está, sin duda, la innovación educativa, aunque habría que decir que la mayoría de las innovaciones en el campo de la educación están ya muy probadas, pero por razones culturales y también ideológicas, han sido aparcadas en buena medida.

    Hace mucho que sabemos que trabajar en grupo y saber cooperar es algo que no está en nuestra cultura, solo en situaciones de emergencia, pero que es un auténtico avance para los seres humanos saber utilizarlas y aplicarlas realmente. Nadie que haya vivido un trabajo grupal bien trabajado metodológicamente puede pretender que él trabaja mejor individualmente. Por desgracia, la mayoría de las experiencias de trabajo grupal se realizan sin el apoyo metodológico necesario, lo cual lleva al fracaso casi con seguridad, porque sabemos con Bion que los grupos de supuesto básico o naturales conducen a la tensión, a la idealización o a la dependencia, en mayor o menor medida.

    Hace mucho que sabemos que lo importante de la educación no es teorizar, sino saber hacer, que lo que es preciso aprender es cómo se hacen las cosas y poner en práctica lo aprendido. Pero existen múltiples intereses de múltiples personas que intentan por todos los medios aportar casi exclusivamente teoría y modelos, y se olvidan de que eso también tiene que practicarse, tiene que ejercitarse, si quiere aprenderse, que no sólo sirve con exponer y conocer, sino que los conocimientos han de servir para cambiar, para mejorar, para transformar la realidad en la que vivimos, para vivir mejor. El sentido práctico del conocimiento se olvida con demasiada frecuencia y estoy por afirmar que se debe a una concepción elitista del conocimiento, que en nada contribuye a su difusión y a su utilización para resolver los diversos problemas y desequilibrios en que nos desenvolvemos.

    También sabemos hace mucho que aprender es un placer para aquellos que lo han probado, y que no es tan difícil responsabilizar de esa tarea a las personas, si existe ejemplo y dedicación y voluntad, que el aprendizaje nos madura y que ese es el camino que tenemos que recorrer para que las cosas sean de otro modo. Hay muchos recursos para responsabilizar e incitar a la aventura del saber, pero sin duda el ejemplo es importantísimo. No podemos enseñar lo que no somos, porque el ejemplo también supone coherencia interna, correspondencia.

    Además, las tecnologías de la comunicación han mejorado potencialmente nuestras posibilidades de generar espacios de aprendizaje, sólo tenemos que conocerlas bien para poder utilizarlas de la mejor manera posible. Como todo, necesita un aprendizaje en profundidad que nos permita conocer y experimentar las amplias posibilidades que las redes, los intercambios y las construcciones en paralelo pueden ofrecernos en el mundo del aprendizaje.

    Grupo, Acción, Responsabilidad y espacios virtuales son las claves sobre las que creo es preciso volver a actuar para renovar los espacios de aprendizaje. Este es la línea que expresamos en “Metodologías y Experiencias” y que constituye el soporte de nuestra experiencia y planteamiento.

  2. Pero no cualquier educacion facilita la generacion de espacios innovadores ….. como creo que es evidente. Seguir educando como lo hacemos, mas bien es un obstaculo para que las mentes de nuestros jovenes se abran y se interrelacionen, y hasta se sorprendan de las extraordinarias ventajas de dar por encima de recibir.

  3. Si hay un punto en que educacion se puede corresponder con alienacion es cuando “se sale de la realidad misma”, y se monta en ideologias mas o menos encubiertas, siendo las mas dañinas las que no son explicitas, y el joven tiene que hacer un esfuerzo, que a veces cuesta años, para ponerlas al descubierto.

Responder a roberto carballo Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *