Mis abuelos me enseñaban que cuando el cuarto creciente mostraba una luna donde lo que falta es lo que vemos como “abajo”, haría en general buen tiempo. Este es el primer cuarto creciente primaveral del año. En esta misma semana se completará la luna llena y …. tal vez “caigan chuzos”, eso es lo que también decía mi abuelo Manuel. Como el clima de Madrid es tan rarito …. (quiero decir, en general, tan bueno, pero rarito) es más que probable que aquí las cosas no vayan al mismo ritmo que al lado del mar, porque ya lo he comprobado más de una vez. Pero en principio, llevamos dos o tres días maravillosos, primaverales, todo el mundo excitado y “ropas fuera”, que ya todo pesa, los jerseys, los chaquetones ….. todo. La carne blanca ….. seguirá siéndolo mucho tiempo, pero poco a poco irá cobrando color, hasta que nos congestionemos de verdad en los meses de julio y agosto.

O sea que estamos empezando a caminar del blanco y negro al color, igual que lo ha hecho nuestra sociedad. Hace años todo eran blancos y negros, todas las ropas eran negras o grises, o blancas. …. poco a poco hemos cobrado color hasta llegar a la Agatha, que se pasa. Sin embargo, nuestro carácter todavía no ha ido cobrando colores, seguimos en las tesis atacadas por las antítesis, del blanco al negro, pero poco más. Todavía tenemos que recorrer un largo camino hasta ser más tolerantes, más escuchadores, más coloridos, sin envidiar lo ajeno, sino gustándonos, porque nos sirve para ver cosas nuevas, perspectivas nuevas, visiones diferentes, heterogéneas, ….. para completarnos.

Hemos ya recorrido algo de camino, pero queda mucho todavía …… estamos mucho más lejos de lo que la mayoría de las veces nos creemos, aunque nadie duda de que hemos mejorado un poquito. Claro que las culturas se modifican lenta, muy lentamente.

Una de las épocas donde queremos y cobramos color es en esta …. que ahora empieza. Disfrutemos no sólo de la naturaleza, sino dejémonos fluir internamente y dejar llevar por la misma hacia la coloración ….. hacia la innovación.

Entradas relacionadas

Un comentario en «Cuarto creciente»

  1. …¡Quién fuera luna,
    quién fuera brisa,
    quién fuera sol!….

    Es cierto o así parece que en esta fase de la luna se efectúan hechizos que atraen: hechizos de amor, de dinero,de poder. Es el tiempo perfecto para realizar nuestros deseos.El organismo está predispuesto a expandirse a medida que la luna en esta fase comienza a crecer en luz. Se inician los días para recuperar las fuerzas perdidas y reponer las energías que estaban bajas. Por tanto, disfrutemeos de ese crecimiento interno y externo que nos rodea y aprovechémoslo adecuadamente deseando ser luna como decía Bécquer.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *