Lo podríamos formular de muchas maneras: Del Este al Oeste, desde el Este con el Oeste, Este-Oeste, ….. en fin, en todo caso, Santiago Guillén representa muy bien el mundo del Este, ese mundo sólido, de conocimientos, de saberes asentados, de proyecciones quizás algo idealizadas hacia la aventura, de solidez intelectual, de inquietud y de búsqueda …… y de muchas otras cosas. Encontrarlo “embriagado” en sus nuevas tecnologías y en proyectos siempre renovados fue como si el levante me ayudase a traducir mis sueños en realidades y proyectos. Mi mundo del Oeste es un mundo de aventura, de sueños prácticos y mejor soñar despierto, pero siempre buscando y retándome a mi mismo en el proceso de superación. El encuentro fue fabuloso, como suele ser cuando damos sentido a los cambios a partir de un presente, siempre renovado, o cuando emparejamos a dos personas con inquietudes similares, pero con planteamientos y objetos complementarios …… ¡Cuanta experiencia y cuanto agradecimiento sigue rebosando en mi corazón!. Gracias, Santiago.

esfera leer artículo completo

Leer más

Hace ya unos años, tuve un alumno de esos que te gusta tener, original, creativo, innovador. Por supuesto no fué el único, pero si relevante para este tema. Sebastián Fraresso es de Córdoba, Argentina, y ahora andará buscando horizontes renovados continuamente. A él se le ocurrió la idea de hacer un diálogo socrático con Menexeos, convirtiendo a éste en empresario, utilizando como fondo lo que había aprendido del modelo de innovación que se desarrollaba en el Magister en Innovación y Gestión del Conocimiento que cursaba, mi modelo.

Se publicó como parte de un artículo sobre documentación en innovación, en una renovación de una revista que me propuse transformar, pero que al final volvió a lo que era, una hoja parroquial. Pasó por tanto desapercibido. Y he querido recuperar el diálogo y ubicarlo en estas páginas. Sea también un homenaje al “gran partero”, hoy diríamos facilitador que fué Sócrates, al decir de sus discípulos.

esfera leer artículo completo

Leer más

Hace cuatro años publicaba un libro: “Experiencias en grupo e innovación en la docencia universitaria”. Ese libro era producto de un gran proyecto, con el Grupo de Colaboradores, que me ayudaron a configurar un proyecto de innovación educativa, que hoy en día ha dado lugar a otras opciones más complejas y avanzadas. En último extremo, las cosas se organizan a partir del tipo de educación recibida, sea en las aulas, en la familia o en la calle. Contribuir a que la educación se haga más compleja y más diversa, más participativa, más cercana, más grupal, más integrada y sobre todo, más adaptada a las necesidades latentes del ser humano, es un buen punto de partida. Si educamos de una forma, seremos de una forma …… Los procesos de aprendizaje son decisivos en nuestra vida y en nuestra sociedad. Bueno, pues por ahí empecé a disfrutar del mundo de la innovación. El libro fué su corolario, cuando ya había detrás más de quince años de experiencias, sin ningún “ruido”. Entonces, pensamos que podía ser razonable explicar nuestra experiencia. Y así lo hicimos en ese libro. Quería aquí recuperar el prólogo del libro. Saben Uds. que un prólogo se hace una vez finalizado el cuerpo y las conclusiones y hasta los anexos de un trabajo para publicar. Por tanto, expresa muchas veces sintéticamente lo que se quiere y se busca, lo que se pretende, en lo que se ha fracasado y en el horizonte donde nos gustaría encontrarnos. En fin, por qué, para qué, cómo y qué se entrelazan en un prólogo. A mí siempre me gustó este prólogo sobre Sherezade, porque es una figura literaria extraordinariamente rica y que influyo en mi educación y en parte, en mi vida. Ahí va: “Aprendiendo de la experiencia y de la vida”

esfera
leer artículo completo

Leer más

En el fondo, en la forma y en los contenidos, …… ¡es tan fácil!. Y más para un investigador. Pasarlo bien en clase con los alumnos es fácil …… sólo se necesita saber diseñar un espacio para aprender donde las personas sean personas, si puede ser maduras, y que se sientan motivadas por su propio impulso. Para ello es preciso que los “impulsos” sean acompañados, disfrutando de la libertad en que suelen manifestarse. El alumno necesita libertad. La educación no puede ser un sistema opresivo y de control, sino un medio para que el aprendizaje llegue a ser algo importante en nuestras vidas, pueda y deba ser deseable.

esfera leer artículo completo

Leer más