AHG, innovación y libertad social

La Espiral AHG consiste en la ruta por la que camina mi pedagogía práctica y la innovación,

Slide2.JPG

desde la necesidad social y mucho esfuerzo para ir caminando hacia la aventura de la propia experiencia y de los estudiantes que me acompañan, lo cual genera espacios de creatividad maravillosos, y entonces intento que lo prime sea el grupo de trabajo, sin que el individuo pierda más que su egoismo, y se convierta en lo que realmente es, un ser extraordinariamente humano que lo que le importa es colaborar, cooperar, intercambiar. Ese marco, espacio de interrelaciones tiende a generar en los individuos “identidad” y “pertenencia”, a la vez que s substracto para la racionalidad y la reflexión consiguiente, que se puede aún acentuar más con el grupo de trabajo y mediante la transversalidad y la aceptación de la complejidad y no de la simplicidad acabar autoorganizándose, autoaprendiendo, generando constantemente nuevos horizontes de innovación y de vida.

———————-
Una espiral extraordinaria, su ruta es inconfundible y siempre lleva a lo mismo, a la libertad social, a la libertad individual en una relativa igualdad, o equidistancia y cooperación, estando en el fondo la fraternidad que es común a todos nosotros. Como decía mi maestro de los grupos nuestro gran punto de partida es el ambiente familiar, cultural, social en que desenvolvemos nuestra infancia y aún adolescencia.

La fraternidad está en nosotros, como un valor máximo, pero la hemos ocultado con una educación estatal y social donde domina el egoismo, la competitividad, el poder maquiavélico y una supuesta libertad, que como decía mi maestro Sampedro, sólo la ¿disfruta? el que tiene dinero, consumismo que pienso ni siquiera los que pueden les lleva a la felicidad.

La felicidad está más cerca de la fraternidad que de esa libertad y el consiguiente mercado. Si está en algún sitio la felicidad o hay momentos de felicidad es como decía Epicuro cuando somos capaces de valorar el pan y el agua que necesitamos, pero para eso necesitamos siempre vivir sin excesos, con lo necesario para seguir y seguir, y aprender y aprender. Y siento haberme extendido tanto.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *