Nacionalismo donde se suponía olimpismo

e22a835f73c864fe40434bf6b125afb8.jpg

JJ.OO. son sólo mera mierda nacionalista. Todos. Por eso, cada vez son un negocio más redondo y más apoyado por los Estados. Lo necesitan. Necesitan fomentar el nacionalismo, el localismo más extremo, la tontería de “creerse los mejores”. Sencillamente hacen un barrido de aquello en lo que pueden destacar (más bien poco, excepto los del siempre), y eso es lo que nos ponen delante. Si estás en Myammar, pondrán y repondrán al ídolo en cualquier extraña actividad deportiva, pero que sea o casi sea el mejor; si estás en España, lo mismo; y si estás en Brasil, igual.

El deporte casi absolutista español es el futbol. Y en futbol ya no se da una a derechas. ¿Qué hacer? Difícil, entonces no hay interés. Sólo lo habría si fueran los mejores … entonces se buscan resquicios y algo saldrá para seguir fomentando la ideología nacionalista y hacer creer que “seguimos siendo los mejores”, a pesar de que en futbol, deporte de todos, no demos una y nos hayan echado en las previas en el último campeonato del mundo y también en el de Europa. Bueno, entonces les pagamos más a las figuras extranjeras, por tanto, tenemos a algunos de los mejores y los equipos llenos de foráneos ganan todo en Europa y ya somos los mejores, ¿Messi, Cristiano, Neymar, Suárez, Bale, Griezmann, son los mejores? Porque si, son los mejores en sus respectivos equipos, que son los que llevan años dominando de forma absoluta liga, copa y demas nacionales. Y antes fueron otros líderes, también por supuesto, importados. El único grande español de todos los tiempos, el único que fue balón de oro y creo que dos veces, fué Luis Suárez, y nadie se acuerda de él, entre otras cosas, primero, porque se hizo en el Depor y en el Barça, y segundo porque era el mejor del Inter o Internazionale de Milán, cuando lo ganaba todo en Europa y en Italia. Cuando lo traían a la selección española, lo trataban como si fuera uno normal, cuando era el mejor. Claro, no jugaba ni en el Madrid ni en el Barcelona, consecuentemente, era casi un extranjero, y además, era gallego. El colmo, ¿quién iba a utilizar como nacional a un periférico? No, los protagonistas son Casillas, Raúl y cualquiera que haya jugado en el Madrid, como el chico éste, Morata,que es sólo bueno, pero es de la “cantera” del Madrid, y eso es lo único que significa de verdad, España.
Bueno, pues en Brasil es igual o peor. Su deporte nacional es igualmente el futbol. Juegan bien, hasta muy bien individualmente, muy artistas y dominadores del balón, pero no saben jugar con los otros. Juegan once y cada uno por su lado, todos quieren ser el mejor, más bien, el único. Por tanto, en futbol ahora no dan ni una, ni siquiera siendo apoyados en su campeonato del mundo por los árbitros directa o indirectamente. Y al final, la gran debacle (te meten 7-1 los alemanes y sin hacer nada, ni yo mismo lo entiendo, ni lo entendí, porque los alemanes eran normalitos-normalitos) y entonces ¿qué hacemos con Brasil? Pues nos vienen bien los JJ.OO. porque siempre habrá algún deporte en que destaquemos un poco, sea el voleibol, que se nos da bien, o el futbol femenino o las canicas, lo que sea. Ahora bien, la televisión lamentable y privada de este país, esa que se dedica a promover mentiras políticas para poner a los suyos en el poder y eliminar a los “malos”, léase Lula, Dilma y esos del PT, pues esas mismas televisiones sólo destacan que los brasileños son “los mejores”, los “únicos” y hasta en la apertura se congratulan de pensar que son las bellezas más impresionantes del globo (cierto en parte, pero discutible en términos absolutos), que hacen las mejores inauguraciones que nunca se han hecho, que los cariocas son únicos para sambar (eso es cierto, si añadimos a los bahianos) y asi. Nacionalismo a tope, y eso en unos supuestos juegos para universalizar el deporte, y lo único que encontramos es “somos los mejores” (lo que quiere decir, que los otros no lo son), proponemos la mayor integración racial y social, cuando nuestro sistema es probablemente el más desigual y el más discriminatorio de todos (no se olvide que Brasil fue el último país en abolir la esclavitud, ya a finales del siglo XIX, pero muy a finales) y la realidad social no nos dice eso.Lo que si nos dice la realidad social es que probablemente Brasil como otros países hispanos, como México, Honduras o Venezuela, por ejemplo, son los países más “criminosos” del mundo. Eso si es cierto.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *