Cuando la gente normal -es decir, no obligatoriamente talentosa- tiene algunos grados de libertad para trabajar con otra gente normal, los resultados son muy buenos.

——————
Cuando alguien calificado como “con talento” trabaja con otros “con talento”, los resultados son regulares y casi siempre producto de individualidades.

1930s grupo de gente.jpg

——————
Cuando la gente se cree o le han hecho creer que es mucho mejor de lo que realmente es, resulta hasta ridículo

——————
Mucha gente es básica e inútilmente destruída por la calificación de otros, sobre todo, si son profesores, si son jefes, si son padres-madres.

——————
Cuando la gente normal, igual que otra cualquiera, se siente demasiado destruída o apartada o los echan al paro y los tienen años, o les han bajado el sueldo porque hay austeridad, intenta y desde su casa, en principio, sublevarse. Como es en gran medida mayoría silenciosa de esas que gustaban tanto a Franco como a Rajoy, acaba en manos de los peores, de los más sádicos, porque en el fondo sienten que sólo destruyendo les van a dejar seguir siendo normales. Y éste, en cierta medida, es el caso de Trump en USA.

——————
Los que han subido a presidente al sádico han sido los normales, pero claro acompañados de muchos psicóticos y anormales, pero casi de manicomio. Parecido a lo que ocurrió en 1933 en Alemania.

2013061933bengalas_dentro.jpg

——————
Ahora una buena diferencia entre Trump y Hitler es que éste último era un sargentillo, o sea que procedía de abajo. Sin embargo, el de ahora habla con los demás como si no fueran nadie, porque se cree que es único: es multimillonario y además, presidente USA, ¿quién le puede callar? Nadie y que no se atreva. Pobre de él.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *