Mi libro-manual sobre “Innovación y Gestión del Conocimiento” se publicó hace ahora diez años (2006) y en él se había trabajado durante más de tres años en la configuración de un modelo, una metodología y unas técnicas y herramientas, todas ellas experimentadas. Ahí sigue en la editorial Díaz de Santos. Es el producto de muchos años de experiencia, investigación y experimentación.

palau.jpg

1. Los años ochenta y noventa fueron de una gran experiencia para mi trabajo. Después de siete años de trabajo logré sacar adelante “Innovando en la empresa”, dónde se plasmaban los puntos claves para dirigir de otra forma, al tiempo que se mostraban aquellos que eran -y en gran medida siguen siendo- caminos poco adecuados para lograr satisfacción, sociedad, y hasta rentabilidad. Ediciones 2000 publicó el libro en 1999. No fué un primer paso, sino una difusión de los primeros años de experiencia e investigación en directo. Lo experimenté en directo como director de desarrollo y planificación de recursos humanos en una gran empresa. Y luego como director y promotor durante un quinquenio de la revista líder “Capital Humano” y todo lo que llevaba acarreado de relaciones, seminarios, encuentros, congresos y todo eso, organizados en torno a ella y a la Asociación de Directivos de Personal.

2. Un segundo paso fue posible cuando conocí a Santiago Guillén, que dirigía el Instituto Catalán de Telemática Aplicada, y allí experimentamos en directo con pequeñas empresas innovadoras, y en varias etapas, lo que es una dirección alternativa a la “de toda la vida”. Y funcionó, fué una gran experiencia, que se prolongó cuando Santiago creó la Asociación para la Innovación y me invitó a presidirla y participar en su promoción y liderazgo. Otra gran experiencia.

3. En paralelo, lideré la experiencia de Redes de Innovación interempresariales en Galicia. Fueron cuatro años alucinantes, junto con profesionales de altísimo nivel. Nos adentramos en una innovación diferente. Ahora no se trataba específicamente de la dirección y de los estilos de dirección -aunque también-, sino del desarrollo de espacios de innovación globales mediante redes, y apuntando tal vez a la parte más débil del sistema empresarial y también la más potencialmente innovadora, las pymes. La experiencia fue extraordinaria y de un gran aprendizaje. Hubo que hacer e investigar al tiempo y a veces con poco tiempo. Fue una experiencia extrraordinaria.

Se editó un libro “Redes de Innovación Interempresariales en Galicia”, que por un cambio de gobierno no fué finalmente publicado, aunque los originales existen y los he utilizado varias veces en mi blog: www.robertocarballo.com Una pena que no se divulgara porque la experiencia de Redes fué única y muy positiva para todos los participantes. Y hubiera sido un modelo repetible e imitable en muchos sitios y con una de las variables clave para innovar: las pymes.

4. En 2000 diseñé y puse en marcha un Master en Innovación y Gestión del Conocimiento en el Centro Superior de Estudios de la Universidad Complutense de Madrid., Durante cinco años-cursos constituyó una experiencia casi única, porque en ese momento todo lo que hacía referencia a innovación iba por el camino tecnológico -y en buena medida, sigue yendo-. Se sostuvo con muchos participantes latinoamericanos, pero no tuvo todo el apoyo necesario para continuarse de los empresarios “nacionales”, cosa poco sorprendente. Esa Experiencia es la que nos permitío avanzar primero en un libro “La Espiral de la Innovación” que sintetizaba el modelo (publicado en 2004), un libro bonito y muy pedagógico y fácil de leer, y que fué embrión de “Innovación y Gestión del Conocimiento” (2006).

En 2005-06 monté el weblog www.robertocarballo.com que constituyó a partir de ahí mi plataforma de difusión de lo que había experimentado y aprendido en todos esos años, desde que en 1984 -¡que curiosa la coincidencia con Orwell!, nunca me había fijado- me adentré realmente en el mundo de la innovación, aunque en cierto modo es lo que ya venía haciendo en el mundo de la estructura en la universidad.

5. Después de 2006 me concentré en aplicar este modelo y metodología y aprender paralelamente e investigar en el mundo educativo. Ya venía haciéndolo desde mediados de los ochenta, pero a partir de 2003 transformé el Grupo de Colaboradores, por donde legaron a pasar más de 200 licenciados universitarios, en el Grupo de Innovación Interdisciplinaria, compuesto por profesores y profesionales de alto nivel. Por él, hasta hoy pasaron más de cien profesionales. Conseguimos ser avalados con proyectos de innovación educativa por las universidades complutense y politécnica de Madrid. Han participado en él profesores de más de veinte facultades o escuelas diferentes y sigue siendo avalado por proyectos de innovación educativa. En el fondo, la docencia-investigación universitaria es el germen de una buena parte de lo que he podido hacer en el mundo de la innovación social y humana.

En estos años hemos publicado cinco CDs con documentación, y yo me he permitido a partir de la experiencia de mi aula publicar: “Manifiestos para la Innovación Educativa” en 1969 y varios artículos en libros y revistas. Mucha investigasción, mucho trabajo, mucho aprendizaje y cada día más interés por reformar o innovar, aunque sea mínimamente la educación y la sociedad.

6. El camino al que hemos llegado es difícil, porque normalmente el mundo del poder hace aquello que le resulta más fácil y de “sentido común”, que no siempre es el más común de los sentidos y muchas veces no está fundamentado más que en la costumbre y no en la experiencia investigada. Lo cierto es que cuesta aprender, cuesta hacer evidente, lo que es evidente: que las cosas no mejoran si se siguen haciendo tan mal que hasta muchas veces ni se mira a un lado y a otro y se contempla lo mucho y bueno que se hace fuera y al lado nuestro.

Entradas relacionadas

Un comentario en «Hace diez años ……»

  1. Fue un gran trabajo, al menos para mí. He pensado varias veces en reducirlo de sus 600 páginas a algo más leíble. Lo he intentado, tengo algunas pruebas en el ordenador, pero al final nunca me decidía a ello. Una síntesis es realmente compleja de reducir, aunque tenga la finalidad de difundirse. He escrito mucho en mi weblog sobre el tema y reproducido algunas partes que me parecían más interesantes para ser bases de imitación o de innovación. Cuando una obra se ha convertido en una especie de manual sobre un tema poco conocido o mal trabajado, es muy penoso reducirla o simplificarla. Habría que sintetizarla, pero hasta ahora no he sido capaz. Seguirá siendo leída sólo por aquellos que realmente la sientan como suya. En fin, espero que sean muchos y que haya ayudado a gente para poder replantear o mejorar sus propios esquemas de trabajo o prácticas innovadoras.

    ——-

    Siendo muy joven, menos de treinta, puse en marcha un seminario sobre el panfleto-librito “Crítica del programa de Gotha” de Carlos Marx. Asistió mucha gente y estuvimos casi dos años aprendiendo a Marx a partir de esta pequeña aportación. Todo lo que trabajo o escribo me parece incompleto, y sólo se puede ver en todas sus consideraciones si realmente se hace un seminario de muchas horas y con muchas posibles experiencias a partir de lo aprendido. Me gustaría hacerlo con “Innovación y Gestión del Conocimiento”. Saldrían muchos libros desde esa nueva lectura.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *