He desarrollado, por supuesto nada más que parcialmente, las tres primeras recomendaciones de buenas práctica para caminar hacia la innovación social: esfuerzo continuado, la necesidad de avanzar comprendiendo, sintetizando, analizando dónde estamos, y también, hemos hablado sobre que la fuente de nuestro autodesarrollo sea la experiencia vivida, la vida en sí misma, y no las ideas más o menos estrafalarias o soñadas. Como vemos todo está interrelacionado.

Aquí daremos un paso más, añadiendo el sentido de compartir y su importancia en la forja de conocimiento y sociedad.

Leer más

Hasta ahora hemos desarrollado las dos primeras buenas prácticas para desarrollarnos hacia la innovación: esfuerzo-continuidad, por un lado, y comprensión, síntesis de los aprendizajes, resúmenes sucesivos. Vamos a pasar a la tercera buena práctica. La hemos definido como sigue en https://www.robertocarballo.com/2016/06/02/buenas-practicas-para-innovar/ que es el esquema básico sobre el que trabajamos.

“3. Es una buena práctica, que todo tenga un sentido práctico, aplicativo. Hacer las cosas sólo por saberlas no suele ser tan
buena práctica como la indicada”

Leer más