He desarrollado, por supuesto nada más que parcialmente, las tres primeras recomendaciones de buenas práctica para caminar hacia la innovación social: esfuerzo continuado, la necesidad de avanzar comprendiendo, sintetizando, analizando dónde estamos, y también, hemos hablado sobre que la fuente de nuestro autodesarrollo sea la experiencia vivida, la vida en sí misma, y no las ideas más o menos estrafalarias o soñadas. Como vemos todo está interrelacionado.

Aquí daremos un paso más, añadiendo el sentido de compartir y su importancia en la forja de conocimiento y sociedad.

Leer más