Europa era nuestro ideal en los años del tardo-franquismo y aún antes, durante el llamado desarrollismo de los sesenta.

¿Por qué? Porque era una referencia democrática, social, de bienestar, de pueblos que parecía que se habían entendido, y desde abajo de los Pirineos, los veíamos como de otro mundo, un mundo deseado, lleno de libertad y de bienestar. Venían a veranear por aquí, y muchos sólo venían a las playas, pero otros muchos daban ejemplo de cultura -especialmente los franceses, también grandes inspiradores de la idea de Europa- y los encontrábamos en iglesias románicas o góticas, en pueblos donde “rescataban” casas casi derruidas y construían otras que nos gustaba mirar por las ventanas, a ver si que cosas tenían …. que nosotros no teníamos.

Pero sobre todo, Europa como ideal era democracia y quitarnos de encima el “golpismo” de un ejército franquista que seguía después de treinta años en el poder, bajo la figura del lamentable -para el pais, claro- e innombrable dictador.

832409.jpg
Europa llena de estrellas …. como un universo “único”

Los europeos vestían de otra forma, hablaban más bajo y no como nosotros que más bien gritábamos, eran elegantes y en general, conocían mundo. Aunque no eran todavía Europa, algo parecido pasaba con los ingleses, aunque estos más bien mostrando unas formas diferentes, más prácticas y utilitaristas y algo más desmadradas, pero también eran ejemplos. Ejemplos que queríamos imitar en los años sesenta y setenta, durante toda la transición y que acabaron emocionando a mucha gente con el “maná” que iban a representar para nosotros y que representaron durante muchos años.

Hicimos un gran negocio entrando en Europa. De las carreteras de mierda a las autovías, de los camiones pegaso a los Renault, Volvo y demás; de una seguridad social incierta y basada en el voluntarismo del sistema médico, a una seguridad más universal y donde había dos hospitales, cinco o seis o diez; de una educación horriblemente atrasada a un sistema educativo sencillamente atrasado; etc. Nosotros pensábamos en Europa como lo que no teníamos, y sobre todo, con quitarnos de encima a ese ejército perdedor y decadente(1) que como no había ganado nada en los últimos doscientos o trescientos años, nos aplastaba con una presencia dictatorial y jerárquica que aún en 1981, en la ocupación del parlamento por los Tejero Boys de la Guardia Civil, nos quería seguir dominando hasta la extenuación y por el “bien de la patria”.

Europa era un ideal, un deseo y fue una “bicoca” durante mucho tiempo, hasta que los alemanes se empeñaron en ampliar y ampliar su mercado por el Este y la EU fue engullendo repúblicas de la antigua URSS, llegando hasta seguir en negociaciones con Turquía. La Europa de 6, aquella que lideraba ideológicamente Francia -y esto era muy importante: los padres de Europa fueron franceses-, acompañada productivamente por Alemania, y bien escudada por Italia, Paises Bajos y Bélgica, era una Europa que no sólo era un ideal, sino que se podía mejorar. Los países nórdicos eran, sin duda, una gran referencia de Wellfare State, e igualmente la Gran Bretaña hasta la Thatcher. No sólo parecía, sobre todo a nosotros, sometidos a un régimen mezcla de ejército, iglesia e ideología pseudo-nazi y regida por un sátrapa, como son todos los sátrapas. ¡Qué diferencia! ¡Qué falta de libertades! ¡Qué cosas cada vez que cruzábamos la frontera con Francia! Aquello era otro mundo, y el intento de golpe de Tejero y el ejército de toda la vida -el que llevaba más de doscientos años sin ganar ni una batallita-, nos convenció finalmente que necesitábamos añadirnos a Europa para que también el ejército -con la contrapartida de entrar en la OTAN- dejase de dominarnos y someternos internamente. Era una buena salida, una salida motivadora, hacia un ideal, que todavía se podía mejorar.

Entramos por allá, por los años ochenta del siglo pasado, hacia finales, o tal vez a principios de los noventa, que más da. Éramos sólo 12. Antes que nosotros -Portugal y España- habían entrado una parte del grupo UK. Estaban todos y nosotros de invitados en todos los sentidos. Nos invitaron -casi siempre pagaban ellos la ronda- a transformar nuestras carreteras; nos dieron dinero para sanidad y para educación; …. el país pronto parecía otro, a pesar de la crisis post-olimpiadas.

A finales de los noventa ya volvíamos a creernos que “éramos la hostia”, subidón muy propio de nuestra cultura ciclotímica. Ya éramos mejor que la Europa que nos había invitado y gratificado. Mientras, despilfarrábamos muchos de los recursos llegados de Europa. Las subvenciones se convirtieron en una forma de seguir sin hacer las cosas con el esfuerzo, sino con la posición en la pajarera, como decía mi maestro José Luis Sampedro, con estar más cerca del poder que repartía o vivir de los repartos en forma de subvenciones e incentivos para todo, incluido para emprender y para formarse.

Pronto montamos chiringuitos, muchos chiringuitos, porque había mucho dinero para hacerse rico, aún siendo ignorante -para mí es aquél que se cree listo, y en realidad, sólo es un oportunista, un listillo, de esos que tantas veces acaban siendo denunciados por corruptos-. Un chiringuito por aquí para formación que luego, en gran parte, no se materializaba en aprendizaje, ni siquiera en formación; otro chiringuito por allá para formar y forjar “emprendedores”; otros para subvencionar empresas por lo maravillosamente innovadoras que eran y premiarlas por su esfuerzo; otros para …… un montón de chiringuitos en manos de amigos y familiares de cada familia política en los que no importaba que alguien supiese algo, sino, igual que ahora ocurre con los famosos asesores con curricula oscuros y no declarados, porque realmente el conocimiento de estos personajes era más bien de bajo a bajísimo.

Claro que entre todos estos ignorantes, de pronto se lograba contratar a alguien que valía la pena, y que servía para cubrir las espaldas y hacer publicidad de los ignorantes que dominaban y utilizaban la mayoría de las instituciones creadas ad hoc por cada comunidad autónoma, Estado o aún ayuntamientos, sobre todo los grandes. Sistema de corrupción convertido de una forma de vida, y gracias a los amigos europeos que llenaron nuestros bolsillos de dinero no ganado, sino regalado para ver si cambiábamos un poco y alguna vez hacíamos algo “de provecho”, como decía mi madre. Algo de provecho hicimos, pero con una baja productividad, es decir, poco en relación con los recursos que llegaron.

Financiamos partidos políticos, sindicatos, corruptos, …. hasta yo creo que futbol y traspasos, también una cultura de tercera (movida madrileña, por ejemplo). En fin, había dinero para todos. El flujo de dinero europeo fue disminuyendo en la medida en que UE -básicamente, Alemania que se había hecho mucho más fuerte con la incorporación de la Alemania del Este, después de la caída del muro- iba incorporando mercados, Estados del Este de Europa, y había que financiarlos para que la invasión de capital europeo -sobre todo, alemán- pudiese tener carreteras decentes por las que circular sus mercancias o una formación básica para que la gente pudiera incorporarse a empresas de menores costes salariales y más automatizadas, con lo que podíamos “competir” en precios con los emergentes, cuyos salarios y condiciones de trabajo eran lamentablemente bajas.

La UE -ya no era Europa, sino la Unión Europea- aumentó su “ejército de reserva” de mano de obra -sus parados reales o en busca de empleo o primer empleo- y consiguió que los salarios medios y las condiciones de trabajo en la Europa de los seis o de los diez, bajaran o se congelaran, debido a que a los polacos, a los húngaros, a los rumanos, se les podía pagar menos y como venían de una situación insostenible, aceptaban los empleos precarios en las condiciones que les impusieran.

maxresdefault.jpg

Todo eso ya en el siglo XXI, en la primera década, se convirtió en una tendencia hacia la depauperación real no sólo de la capacidad de compra de los europeos -que habían gastado demasiado (sic), según sus dirigentes-, sino de los salarios y sobre todo, de las condiciones en que se desarrollaba ese trabajo. Las inmigraciones masivas y los movimientos migratorios contribuyeron a que las manos de obras locales, y sus representantes fuesen cada vez más de “capa caída”.

Y empezaron los recortes, empezó (sic) “la austeridad”, cada vez en más gran escala. Se trataba de reducir en más de 30-40% los costes salariales y de domesticar a la mano de obra, convirtiéndola en “necesitada” y no en reclamadora de derechos adquiridos con muchas luchas y pérdidas a lo largo de los siglos pasados.

Y, en España, primero, el Zapatero tonto -no el listo y socialdemocrata que fue en los primeros tiempos de su gobierno, sino el machacado que se convirtió con la crisis- y luego, ya con todas las mayorías conseguidas, el de Rajoy que ha sido un ejemplo de neoliberalismo, de dictadura, de rodillo parlamentario y de leyes regresivas. Nos han jodido, pero de verdad, y parece que van a seguir, a no ser que lo remediemos y cambiemos las mayorías político-sociales, cosa no del todo factible, pues ya vemos que el PSOE es claramente “casta” -como fue definido correctamente por Pablo Iglesias-, y no hay forma de convertirlo a un cambio real de la sociedad; y ser casta es querer conservar los privilegios obtenidos y defenderlos a muerte -hay demasiada gente colocada en el PSOE, sobre todo, a nivel local, autonómico y de diputaciones como para perder esos privilegios de poder que detentan; también hay mucha gente ambiciosa, ya no digamos en el PP, que si pierde sus corrupciones, sería un desastre y hasta posiblemente se vería expulsado por su actual esposa-. El PSOE es casta en un porcentaje mayoritario y quiere cambiar en un porcentaje mucho menor. Resultado, Sánchez está pillado y no puede pactar más que con Ciudadanos, como lo intentó, o con la gran coalición de derechas, con el PP.

Total, que Europa ya no es atractiva, ni siquiera para los británicos, que durante los años que han estado se han beneficiado y bien de su papel a su modo. Ahora ya no les compensa, y la sociedad se ha dividido en dos partes casi iguales: una, a favor del Brexit, nacionalista, xenófoba e isleña; y otra, sin mucho convencimiento, a favor de mantener unas condiciones de más beneficio en Europa, que ya han negociado. No, Europa no es atractiva para casi nadie. Miren uds. a los sindicatos franceses haciendo sus últimas -ojalá me equivoque, pero me temo que no- batallas sociales y miren la intransigencia de un gobierno que se llama socialista, como era aquí Zapatero y tuvo que claudicar. Miren uds. la calidad del empleo, no sólo en España, sino en toda Europa, incluida hasta Alemania, donde las condiciones laborales han empeorado a pesar de estar situada en el lugar privilegiado de la UE; miren uds. los grupos nazis o neonazis, cada vez más importante -a punto de conseguir el gobierno en Austria; están en el gobierno en Hungría; cada vez se aproximan más en los lander alemanes; en Francia casi son la primera fuerza política, aunque menos radicales tal vez que los otros casos; etc. Miren alrededor y verán que no equivoco mi diagnóstico: Europa no enrolla, no, ni a mí me enrolla, aún sabiendo que sin Europa, este país va a volver a ser una “república bananera”, pero de verdad …… auténtica.

—————————————————
(1) Si quieren podemos discutir esta tesis sobre el ejército perdedor de este país.

Entradas relacionadas

10 comentarios en «Europa»

  1. Veamos como está ahora el presente como historia:

    Llevamos dos años en que continuamente vemos los resultados de todo esto que ha ocurrido desde la universal de Sevilla y las Olimpiadas de Barcelona, el AVE de los señoritos sevillanos y madrileños, y otras locuras varias. Los gobiernos de Aznar prepararon todo lo que hoy estamos viendo: se restó poder a los sindicatos y se les politizó, como se hizo con todo, incluida la Justicia; se facilitó la entrada de millones de emigrantes que sin duda consiguieron extinguir toda respuesta social o política; se consiguió que no hubiera empleo, y mucho menos digno o no precario; geeneraciones enteras de españoles fueron excluidos y las empresas, todas, acabaron aprovechando la coyuntura con rebajas de condiciones de trabajo y estancamiento y reducción de salarios y capacidad de compra; …. todo esto siguió el modelo UE. no el modelo europeo, sino el modelo UE, el del neoliberalismo, la austeridad, el dominio de la Merkel y todas las cosas que sabemos. Todo esto llevó a una sociedad cada día más desarticulada y más dependiente del poder …. -otra vez el enchufismo clásico de esta sociedad ciclotímica- y del amiguismo, del cuñado de turno y de todo eso que tan bien nos explicó a finales del XIX el regeneracionista Lucas Mallada en “Los males de la patria”, libro por desgracia bien poco leído, sobre todo por aquellos que lo necesitaban para empezar a cambiar sus formas de vida.

    Los años de Aznar menos mal que terminaron con su narcisismo de ignorante, en el que pensó que hasta podía entrar en una guerra, sin tener ejército, pero por si acaso se fue a las Azores a hacerse la foto con los dos impresentables de Bush y Blair y hasta Barroso -a quién le sirvió para llegar a presidente de la UE-, Aznar se extinguió a sí mismo, con sus locuras infantiles e imperiales que probablemente había heredado de sus antecesores, franquistas, por cierto. Y eso fue una oportunidad para liquidar un proceso que nos ha arrasado, porque ahí se desatarona todos los excesos de los que tenían poder. Un ¿lider? guerrero siempre acaba desatando todos los demonios, y sus “discipulos” se pusieron las botas, no sólo los políticos del PP y PSOE de su entorno, sino los “empresarios”, sus empresarios ….. Nunca un grupo social tan poco agraciado se llegó a creer que eran los mejores, los más innovadores, los mejores empresarios, y los mejores de los mejores, como los empresarios que “nacieron” en esa época ….. Ahí aprendieron o más bien, interiorizaron lo que puede ser el capitalismo salvaje y lo que hay que exigir de un Estado gobernado por cualquiera que constituya la casta. Todavía vivimos muchas de sus consecuencias, y hasta no les pareció bastante lo que hizo Rajoy e inventaron un sucedáneo más modernito en Rivera para hacer avanzar la “reforma laboral” hacia el mercado más descarnado y desfavorecedor de la mayoría de la población.

  2. El resultado ha sido una sociedad corrompida por un sistema político plenamente corrompido, con un sistema de corrupción en marcha, y que sólo después de muchos años ha podido ser descubierto, en el sentido de comprendido por mucha gente -antes pocos lo habían comprendido y por eso seguía avanzando hasta el infinito de la corrupción-, Este sistema ha sido montado desde el primer gobierno de Aznar, por el PP, claro. Y la sociedad, no sólo los políticos, han respondido adhiriéndose a sus principios y callando sobre sus sospechas, encubriéndolas, como ahora seguimos viendo.
    Teniendo en cuenta que el sistema judicial de cualquier país es muy conservador, y excepcionalmente busca la justicia y la libertad, y dado además, que el sistema judicial en España ha sido tomado por los poderes políticos -PP y PSOE- y lo han conformado a su imagen y semejanza, es casi un milagro que hayan salido a la luz algunas de las corrupciones derivadas o propias de tal sistema. Y si no han salido más todavía es porque hay mucha gente todavía callada y parece que no ha habido oportunidades de delatar o de encontrar el momento adecuado para empezar a hablar.
    Claro que esto es una espiral, en cuanto uno empieza a hablar, normalmente los más implicados, encuentran una oportunidad en hablar para denunciar a otros -no me digan que el personaje-empresario de Valencia, ese que se hizo zen o algo así y que volvió transformado de la India, no es para llorar, o el ya famoso Marjaliza, aparte de ignorante, no es de calaña parecida-. Y que siga el espectáculo, el espectáculo de nuestra sociedad que es mucho más lamentable de lo que queremos creernos nosotros mismos. Y que por supuesto tiene poquísima capacidad para criticar o autocriticarse, que es el principio de toda crítica, empezar por uno mismo.

  3. Los más fachas, los neo-fachas encuentran en la salida de la UE una disculpa para que la voluntad de mucha gente les siga. Sus razones son más de marketing político que otra cosa. Es curioso que los que se han “beneficiado” más de esa UE que no es EUROPA, quieran ser ahora también los más beneficiados de la nueva etapa. Si no ponemos freno, lo conseguirán.

  4. Todo esto es parecido a lo que ocurre con la propiedad, la gran propiedad, que es la que menos impuestos paga y la que menos aporta al presupuesto del Estado, y si les hacen -cosa difícil- pagar, inmediatamente como ocurrió en la II República, se alían con el ejército y la iglesia y acaban derrocando regímenes legítimos. En realidad, la propiedad sólo tiene una buena correspondencia y correlación con las dictaduras. De hecho, son dictaduras, y si pudieran impondrían sus “razones de mercado”, como lo hacen más de una vez y lo han hecho, por la fuerza. Pensemos en Chile, pensemos en Argentina, pensemos en el Brasil de hoy, pensemos …. en la España de la transición, pensemos en la guerra civil.

  5. Para quién se preocupe por lo que dice Sergio Godinho …..

    Os Pontos nos iis
    Sérgio Godinho

    exibições
    1.918
    Ó meu caro vamos lá pôr os pontos nos iis
    De quem são os campos deste país
    De você que diz que são seus porque os herdou
    Ou da gente que neles sempre trabalhou

    Quem vale mais do que o que tem
    Quem tem menos do que o que vale
    Quem tem cabeça para pensar
    Quem é que é o povo de Portugal.

    E que a terra é de quem a trabalhar pois bem
    não é novidade para ninguém
    mas é que você insiste em ser distraído
    e em guardar para si o que nos é devido

    Quem vale mais do que o que tem
    Quem tem mnos do que o que vale
    Quem tem cabeça para pensar
    Quem é que é o povo de Portugal

    E você a dizer-me que o silêncio é ouro, ora ora
    Ouro assim é aquele que nos explora
    Não se vai amar quem assim nos explorou
    Quem me tem roubado de tudo o que sou.

    Quem vale mais do que o que tem
    Quem tem menos do que o que vale
    Quem tem cabeça para pensar
    Quem é que é o povo de Portugal.

    Mas não pense que vamos ficar na cepa torta
    A injustiça a gente já não suporta
    Temos força e razão e vontade para lutar
    Pela terra que é de quem a trabalhar.

    Quem vale mais do que o que tem
    Quem tem menos do que o que vale
    Quem tem cabeça para pensar
    Quem é que é o povo de Portugal.

    Ó meu caro vamos lá pôr os pontos nos iis
    De quem são os campos deste país
    De você que diz que são seus porque os herdou
    Ou da gente que neles sempre trabalhou?

    Quem vale mais do que o que tem
    Quem tem menos do que o que vale
    Quem tem cabeça para pensar
    Quem é que é o povo de Portugal.

  6. No he encontrado una traducción, pero si queréis lo traduzco.

    “Quien vale más de lo que tiene,
    quién tiene menos de lo que vale,
    quien tiene cabeza para pensar
    quien es el pueblo de Portugal”

    Un grande ….. como todos, poco comprendido, demasiado real, demasiado avanzado para ser comprendido por las sociedades y sobre todo, los poderosos …….

  7. Lo del Brexit responde a la lamentable europa alemanizada y tonta a que hemos llegado. “qué el último, cierre la puerta”. Es cierto que los que han propuesto y votaron el Brexit son señoritingos de extrema derecha y que son unos desarraigados e inútiles isleños ….. pero se han jugado su propia Unión, porque tanto escoceses como algunos más, hasta Londres esta por eso, acabarán fragmentando su isla y los isleños ….. han hecho una mala jugada a todos, pero es la ley de las mayorías, y la falta de conocimiento, la ignorancia que siempre es la más grande de las desgracias. Puede ocurrir lo mismo en USA con el pelanas e ignorante de Trump, y así es esta ¿democracia? del capital, de mayorías, una merde …. una merde pinchada en un palo. Pero también tienen razón porque Europa no es Europa, sino un recinto lleno de funcionarios lamentables y burocráticos que no tienen como prinicpio ni la humanidad ni la vida, y que no se merecen vivir como viven a cuenta de todos nosotros. Es una pena que Europa sea sólo el euro, es decir, nada, sólo Banco Central Europeo, que por cierto ni siquiera es elegido por el pueblo, sino por el dedo de los poderosos, es decir, por el dedo alemán ……

    Siempre digo que una empresa que crece tanto como para duplicarse en un año o en dos, está en quiebra técnica. No es posible integrar a todos los nuevos, y al final, quiebra. Eso le ha pasado a Europa. Nadie entiende porqué somos 27 cuando éramos 12 ó 15 relativamente poco avenidos. La ambición de Bruselas y de Alemania han hecho el resto, y así nos va. El sentido práctico de los ingleses lo hemos perdido, y no tiene repuesto ….. porque en la Europa actual sólo existe la cerrajón y el imperialismo frustrado alemán y ya quedan hasta pocas palabras y conceptos franceses …. todos han acabado tirando por su lado y dinamitando todo el conjunto. Sólo hay paises intentando evitar que la debacle caiga sobre cada uno de ellos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *