Buenas prácticas para innovar

Buenas practicas para la innovación
De Roberto Carballo

A continuación os muestro 11 formas de hacer buenas prácticas, es decir, de aprender, de saber, de comprender, de ser, de
innovar. Las he escrito de un tirón, las he escrito para un curso de empleo y desarrollo local, y me pareció que tenía que
difundirlas para todos los que les interese. Ahí van:

1. Es una buena práctica intentarlo todos los días, y si puede ser a las mismas horas.

2. También lo es, hacer síntesis de lo que se lee, y aportar algo a lo que se lee o trabaja o experimenta. Es importante eso
de: “dejar mejorado lo que hemos recibido”.

Monet_ Claude Sunset.jpg

3. Es una buena práctica, que todo tenga un sentido práctico, aplicativo. Hacer las cosas sólo por saberlas no suele ser tan
buena práctica como la indicada.

4. Es una buena práctica compartir lo que se sabe o se ha aprendido, porque al compartirlo nos sentimos bien
internamente, y eso nos hace profundizar más en lo que hemos aprendido.

5. Escribir lo que se piensa es una práctica estupenda, que además es terapeutica, porque nos evita muchos problemas que
nos parecen grandes mientras no los sacamos, pero cuando los vemos escritos en un papel, son como todos, normalitos y
abordables. Eso nos lleva a que escribáis en vuestro blog. Es para vosotros, no es para los demás, pero los demás se sentirán
bien y harán más cosas, si os ven que vosotros les aportáis cosas.

6. Es una buena práctica marcarse objetivos, objetivos relativamente difíciles, pero no imposibles. Los objetivos
desarrollan nuestra responsabilidad, y con quién somos más responsables es con nosotros mismos. Por tanto, marcarse
objetivos cuando uno empieza algo, por ejemplo, este curso, es una buena práctica.

7. Saber escuchar es también una buena práctica. Para ello hay que pensar que los demás tienen muchas cosas que decir, y que
aunque digan lo que nosotros ya sabemos, lo dicen de otra forma, y en ese sentido, podemos aprender hasta de lo que
parece igual, pero no lo es.

8. Es una buena práctica rodearse de buena gente, y es buena gente aquella que trabaja y que comparte, es decir, aquella con
la que podemos aprender muchas cosas. Tener amigos es importante, pero tener buenos amigos es mucho más. El otro no
es un enemigo, sino un amigo potencial. Va a dejar de ser el otro cuando le dejemos mostrarse y aportar lo mucho que lleva
dentro. Y al conocerlo, será ya poco a poco amigo, porque lo vemos en su comportamiento en relación a la tarea.

COORDENADAS.jpg

9. Es una buena práctica ponerse a la tarea. Es decir, ponerse a hacer cosas, y no divagar ni vaguear. La mejor forma de
conocernos es compartir tarea o proyectos; la mejor forma de conocernos es trabajar juntos y saber realmente como es el
otro; la mejor forma de avanzar en el conocimiento del otro es escuchar y no estar pensando en como rebatir, sino en cómo
complementar, asociar ideas con el otro. Cuando lleguemos a ese nivel, ya somos unos buenos aspirantes a ser amigos de
alguien.

10. Es una buena práctica tener proyectos y hacerlos en grupo. Tener proyectos no es tener fantasías. Las fantasías casi
siempre hacen imposibles los proyectos. Tener proyectos es pensar en horizontes, pero tener objetivos y fases para llegar por
aproximaciones sucesivas a un resultado previsible. Hacerlos en grupo es mejor que ir solitario. Es verdad que nos han
enseñado a ser solitarios, pero somos sobre todo sociales, y en esa medida, cuando encontramos el apoyo y la contrastación de
los grupos, somos otros, somos mejores, nos sentimos mejor.

11. Es la mejor práctica saber continuamente donde estamos, hacer análisis estratégico de nuestras interrelaciones con el
mundo y con nosotros mismos. Avanzar hacia el “conócete a tí mismo” se consigue sabiendo analizar dónde estamos, y que eso
se convierta en una rutina de nuestra vida. Desde el “donde estamos” se llega implícitamente a lo que necesitamos hacer
para llegar adónde queramos.

1950704973_37d46d5f25.jpg

Y este es un buen equipo de futbol de buenas prácticas. Tengo otras, pero no quiero cansar. Me gustaría que las meditaseis y
escribieseis sobre alguna de ellas en vuestra experiencia. Y no criticándome, que no tiene sentido y hace perder muchas
energías, sino comprendiéndome e intentando ver todas esas prácticas en vosotros mismos.

Entradas relacionadas

6 comentarios en «Buenas prácticas para innovar»

  1. 1. Es una buena práctica intentarlo todos los días, y si puede ser a las mismas horas.

    Innovar no es esperar que se encienda la lucecita y de forma inesperada “encontraar una gran solución”. Es un planteamiento viejo y obsoleto. Innovar es vivirlo, trabajarlo, investigarlo, sentirlo, mejorarlo, imitarlo, ….. pero con una cadencia que podíamosllamar científica: si puede ser a la misma hora y todos los días. Este planteamiento nos habla de conocimiento, de conocimiento científico, de sentar las bases y puntos de partida para alguna vez encontrar o que te encuentren. Es diferente del tan extendido de crear, de inventar de la nada, de decir “eureka”. Para decir ¡Eureka! es preciso habérselo currado, estar en lo que estás, conocer bien dónde estás y que posibilidades y oportunidades hay, en definitiva, saber …. cosa que es diferente al modo tradicional de inventar. La innovación como invento es un rollo, muy propio del sistema capitalista, dónde finalmente un superman hace cosas imposibles. No, la innovación social es algo que está al alcance de todos los que quieran mejorar lo que viven o lo que necesitan los demás, y motivados precisamente por eso, por los demás.

  2. Innovar tiene que ver con el esfuerzo, si es continuado, mejor. No tiene que ver con la suerte o la casualidad o la lotería. Innova el que se lo curra, el que vive lo que hace, el que siente la necesidad social de los otros y quiere mejorar las cosas, y lo persigue con constancia.

    Ah, y la innovación lleva a un ambiente de innovación, se contagia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *