¿Hay algo más franquista que decir que la unidad de España es inquebrantable? ¿Qué gran historia ha vivido el prefijo “in” durante el franquismo y hasta la transición política? Ahora vuelve a ponerse de moda en las réplicas y contrarréplicas politicas …. vuelve a tener la vida que parecía haber perdido. Siempre pensé que era un vocablo para derechas, pero parece que tanto los “centros” como las supuestas izquierdas moderadas lo utilizan profusamente. El lenguaje cambia en su uso, pero no en su fondo. El prefijo “in” es muy propio de estas latitudes. Es, sin duda, un prefijo del poder … evita construir, y destruye al que va dirigido. Casi siempre deteriora la situación precedente y es “inconstestable”. Por cierto, he visto que se utiliza exactamente con las mismas letras en frances, inglés, portugués y español. Por más bajo nivel de jerarquía y autoritarismo en su sociedad, en gallego se dice inabalável. Es curioso.

Entradas relacionadas

4 comentarios en «Inquebrantable»

  1. Me acuerdo también del “quebrantahuesos”, que era un buitre especializado ….. No sé si sería también “inquebrantable” en su unidad.

    Pero. ¿que difícil es para un país de tradición imperial, reconocer lo distinto …. aunque ya hayan pasado años de su “imperio”, pero muchos? Si hay países que llegan al mayor de los aialamientos, al que piensa que lo mejor y lo único bueno, es lo que viven y les gusta a todos, hasta más que a los propios, esos son los países imperiales …. sus colonizaciones históricas les impiden ver o preservar las diferencias, y cuando las ven cerca, se asustan tanto que quieren por todos los medios seguir siendo “unos” (¿con o sin hache?), aunque el país tenga como gran riqueza su diversidad, su comida diferente y variada, su gente complementaria, …. pero muchos no pueden verla: siguen “inquebrantables al desaliento”.

  2. No saber disfrutar de lo distinto, es básicamente no aprovechar el aprendizaje que nos ofrece lo distinto, lo diverso, lo cualitativamente otro. ¿Cómo vamos a ser innovadores alguna vez? Seguiremos quejándonos de que en Brasil no sepan hacer paellas y no nos dignaremos a comernos un estofado turco, porque no son iguales a los guisos nacionales. Como diría Castelao: cousas da vida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *