Soledad-Humildad-Libre (profesores)

Para mí es claro que somos más pequeños y estamos más solos como profesores de lo que nos gustaría.

Nuestra tarea como profesores es tremendamente responsable, y muchas veces, muchas, tenemos dudas de lo que es mejor o peor para nuestros estudiantes.

Si no eres capaz de superar esa soledad con la humildad que es preciso mantener a la hora de aprender -y nunca de saber-, si esa virtud no la tienes suficientemente desarrollada, te cerrarás más en ti mismo y te resultará mucho más difícil pasarlo bien con lo que haces.

Y, sinceramente, si un profesor no disfruta de lo que hace ……. es realmente difícil que llegue a sentirse un buen profesor. Y eso es también lo que tenemos que saber transmitir, ser personas, no ser los primeros o ser perfectos, sino ser personas, y para ello, para ser personas, el pensamiento único es el peor de los remedios posibles.

Abramos puertas y no las enclaustremos en discursos “tan verdaderos” que acaban siendo imposibles, utópicos o irrealizables. Y, desde luego, no contribuyen a motivar a nuestros estudiantes a recoger la antorcha de la vida y del conocimiento.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *