Un ciclo para materializar metodológicamente. Primero, análisis de necesidades y conocimiento mutuo (N), luego ver las Oportunidades (O); más tarde, dilucidar las Posibilidades (P) y después atreverse a las EXPERIENCIAS (E). Por último, las experiencias compartirlas y forjar grupos que pongan en marcha proyectos de innovación (I). La s es para pluralizar el proceso.

Normalmente se pretende que las cosas empiecen haciendo algo que de resultados. Es decir, se busca el resultado y se ve el proceso como corto y cercano al resultado, a la rentabilidad inmediata. Pero las cosas que se hacen así casi nunca salen bien, más que cuando las condiciones del entorno son tan buenas … que todo sale bien, hasta lo poco trabajado. No, si queremos crear condiciones con mayores probabilidades de que funcionen, y que en todo caso permitan aprender para que si no somos nosotros, otros lo intenten, tenemos que empezar por las necesidades y el conocimiento mutuo. Si no nos conocemos desde la necesidad -que casi siempre implica lo contrario a abundancia- y consecuentemente, de la humildad y del re-conocimiento del otro, no se están asentando buenas condiciones estructurales del proceso y lo normal es que se materialice en pocos resultados y pocos aprendizajes.

Lo dicho, se empieza por la necesidad y el conocimiento mutuo …… se sigue por la búsqueda de Oportunidades dentro de las Necesidades (sociales e inmediatas), se sigue por las Posibilidades dentro de las Oportunidades, que pueden ser más amplías si hemos conseguido profundizar en el primer trabajo N (de necesidades) y encontrar interrelaciones con las Oportunidades vislumbradas. Preparados individual y grupalmente para ello, se organizan experiencias, al tiempo que a uno le van atrayendo las experiencias de otros, experiencias parecidas, similares o diferentes, de las que podemos sacar muchos aprendizajes y aplicaciones; y por último, y si no hemos dejado de aprender a seguir conociéndonos y a aprender con otros (en grupo), llegaremos a proyectos de innovación social, es decir, proyectos que a partir de Necesidades, Oportunidades y Posibilidades construyen nuevas y mejoradas alternativas de transformar la realidad que vivimos.

El ciclo no es cerrado, sino que siempre vuelve a comenzar o recomenzar en cualquier momento, y es una pena perder lo que ha conseguido tanto en avanzar. La mayoría de las veces sólo se da una o dos oportundades en toda una vida profesional para avanzar con este criterio metodológico. Si lo tienes cerca, si sólo lo vislumbras, no lo dejes pasar, las oportunidades no es fácil tenerlas ….. dependen de muchas cosas.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.