¿Por qué no vamos al punto clave, a las necesidades?

¿Por qué no analizamos más las necesidades?

Las necesidades se suelen analizar cuando no tiene remedio, como ocurre con la invocación de Santa Bárbara. Cuando ya estamos en los límites, nos decimos, y por qué no estudiamos lo que se necesita. En vez de estudiar continuamente lo que ocurre, donde estamos, que ocurre, dedicamos nuestros esfuerzos a vagar insistentemente hacia adelante, y no nos paramos allí donde están las raíces de los problemas y por tanto, sus formas de superarlos.

Cuando constituimos el Grupo de Colaboradores de Estructura Económica allá por los mediados de los ochenta, lo primero que hicimos fue dedicar tiempo a formarnos entre nosotros y con expertos; y ponernos a estudiar las necesidades de los alumnos. Establecer pautas para que ellos nos dijeran lo que funcionaba y lo que no, lo que necesitaban con más intensidad y lo que necesitaban con menos fuerza, y así montamos un programa de investigación de necesidades. El capítulo primero del libro que acabamos publicando en 2002: “Experiencias en grupo e innovación en la docencia universitaria” era una síntesis de esas necesidades manifestadas durante años de docencia por los “clientes”, por nuestros alumnos. También el anexo I formalizaba la relación de necesidades más urgentes y de errores más comunes y reiterados por nuestros profesores -por sus profesores-. Ahora, nuevamente, el año pasado nos comprometimos a trabajar sistemáticamente en las necesidades y su definición y a través de un programa complejo de investigación fundamentado en las percepciones y opiniones de los alumnos.

El programa ha sido considerado como programa de innovación y mejora docente por la UCM para 2007 y ya hemos empezado a trabajar directamente con los alumnos. Queremos llegar a diversos formatos de análisis y síntesis de necesidades basadas en dichas opiniones. Por eso, he pensado que vale la pena reproducir aquí el anexo I del libro citado. Creo que nos servirá a todos los que lo lean para reflexionar, sinceramente parece que no han pasado los años por sus comentarios.

Entradas relacionadas

Un comentario en «¿Por qué no vamos al punto clave, a las necesidades?»

  1. Creo que en vuestra historia hay un investigación sobre necesidades y una presencia personal, los estudiantes, que están en la historia de cuerpo presente.
    Las necesidades, en vuestro caso, no tienen vida propia, son necesidades+gente que habla y siente, de forma directa, sin mediaciones

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *