“En pocas palabras -lo sentimos por los genios- el modo más frecuente de ejercicio de la inteligencia es la repetición”, dice Rancière en su libro sobre Jacotot y sus consecuencias “El maestro ignorante”,

y añade:

“Y la repetición aburre. El primer vicio es la pereza. Es más fácil ausentarse, ver a medias, decir que uno no ve, lo que uno cree ver. Así se forman las frases de ausencias, los por lo tanto que no traducen ninguna aventura de la mente. “No puedo” es un ejemplo de esas frases de ausencia. “No puedo” es el hombre de ningún hecho. No ocurre nada en la mente que se corresponda con esa aserción. En rigor, no quiere decir nada. De esta forma, la plabra se colma o se vacía según si la voluntad exige o distiende el andar de la inteligencia. La significación es obra de la voluntad. Y allí está el secreto de la enseñanza universal. También es el secreto de quienes llamamos genios: el trabajo infatigable para que el cuerpo se pliegue a los hábitos necesarios, para pedirle a la inteligencia nuevas ideas, nuevas maneras de expresarlas”

Así, repetición, y añadiría yo, imitación, basadas ambas en el esfuerzo, en la superación de la pereza, constituyen cimientos del aprendizaje, de otro aprendizaje, de aquél que en general hacemos al margen, en paralelo, o en contra, de lo que el sistema educativo nos suele enseñar.

Entradas relacionadas

3 comentarios en «Repetición»

  1. Y el maestro, y también los que ya están, por ejemplo, los políticos que acertadamente los de Podemos han llamado, casta. se irritan cuando sus ex-alumnos, sus discípulos, otros políticos emergentes, abren una escuela o fundan un partido bajo la insignia de “quién quiere, puede”.

  2. Es la voluntad la que lleva a la inteligencia, a través del esfuerzo continuo, permanente. Es la voluntad la que lo puede todo, todo lo que se proponga. Y para ello necesitamos un espacio de aprendizaje motivador, facilitador, que facilite la libertad-autonomía de los que “vienen a aprender”. Y los maestros podemos ser menos profesores y más facilitadores, motivadores, innovadores sociales. No necesitamos profesar, sino apoyar, ayudar, dar sentido a lo que ellos saben. Profesor proviene del griego “pro” (antes) y phêmi (Yo hablo), es decir, anticipamos la palabra y el discurso, hablamos antes …. Ese no es el camino del aprendizaje. Sólo nos lleva a una deducción casi tomista, incompatible y contradictoria con lo que es el método científico y de investigación. ¿Caminaríamos hacia un meta-fesor? No sé si sería la forma correcta de construir un maestro que sintetizase después, que complementarse lo avanzado, que aportase método o sentido de lo que vamos haciendo, pero siempre después de que los estudiantes se atreviesen a tirarse a la piscina de la realidad aprehendible.

  3. ¿Quieres participar? Sólo tienes que venir. Te vamos a escuchar todos, y vas a poder escuchar a todos. No hay tarimas, no hay intermediarios, sólo método para organizar el espacio. Será un espacio de aprendizaje, un espacio en que todos podemos ser escuchados y todos podemos escuchar. Basado en el amor a aprender, en el amor a la propia profesión, en el diálogo con el río de la vida. Sin tarifas, sin tasas, sin barreras. Un Encuentro para disfrutar del otro, y para sentirse reconocido. Un Encuentro para reflexionar en voz alta. Un Encuentro para forjar grupos y redes de intercambio. Un Encuentro …… un Encuentro, ya el V. En él confluiremos profesores, estudiantes, profesionales, innovadores, empresarios, artistas ….. todos con su experiencia, todos siendo escuchados y comprendidos en sus intentos de ir transformando su vida y la de los demás, y al tiempo, todos sabiendo escuchar y reflexionar sobre las experiencias de otros.

    Experiencias, Experiencias, Experiencias, ….. y Personas, Personas, Personas, Grupos, Grupos, Grupos, Redes, Redes, Redes, y todo en términos humanos, en términos de personas, de sensibilidades, de intercomunicaciones, de comunidades de aprendizaje en acción.

Responder a roberto carballo Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *