El aquí y ahora y …..

“La vida está en el aquí y ahora, en el hoy, no vale la pena buscar sus rastros. Nos engañamos en una nostalgia que nunca fue”

Se me ocurrió esta frase “inspirado” en una tuit de una follower que me gustó contestar y seguir. Luego, Antonio me “confirmó” y yo seguí el pensamiento que originaba la frase con aportaciones sucesivas en twitter. Veamos el resultado. Este es el resultado, que sencillamente reproduzco.

Huímos del hoy porque el hoy es difícil de comprender o de interpretar … y nos refugiamos en ideas trasnochadas o en cosas que creemos que fueron, pero más que seguro que no fueron … tal como las pensamos. Hay que asumir y mirar el aquí y ahora …más

———-
Antonio C. González López La idea es vivir el día a día. Ya que ese día construye el siguiente. Es un error tener miras temporales de tiempo longevo. La naturaleza y reloj biológico de cada persona está en nuestro genoma o destino transcental.

———-
Roberto Carballo Así es, aunque con un pequeño matiz. No es vivir el día a día sin plan ni futuro, sino vivir el presente, sabiendo adónde se quiere ir y de que forma. No es una coyuntura la que yo planteo, sino una forma de ver estructural, en la que el hoy, el presente se convierta en el centro de nuestra vida, el pasado sólo nos aproveche en la medida en que hemos aprendido cosas y podemos recordarlas, siempre sin obsesión, y menos con nostalgia de lo que no hemos hecho; y un futuro que está en el presente, y que para realmente vivir ese presente precisamos tener un ¿adónde ir? ¿cómo ir? pero sin utopías, sencillamente sabiendo que ese horizonte va cambiando según cambia el presente y la vida.

Roberto Carballo De ahí que utilice la expresión “aquí y ahora” en lugar de hoy o presente, porque en realidad el presente no es un instante, sino que en cada instante está toda nuestra trayectoria y si queremos ser realmente humanos, un proyecto de futuro, que piensa sobre todo, en el hoy -aquí y ahora- y en el horizonte de un mañana querido, aunque no siempre posible.

Roberto Carballo “El presente como historia” hasta fue el título de un libro de Paul M. Sweezy, el grandísimo pensador y economista norteamericano, poco conocido al no ser del sistema dominante. Una especie de Chomsky de la economía y sociedad. “El futuro está en germen en el presente” afirmaba mi maestro José Luis Sampedro. La historia está en el hoy, en el aquí y ahora, no es preciso mirar demasiado para atrás, estamos viviéndola.

Roberto Carballo Al tiempo, el aquí y ahora y su comprensión nos permite desarrollar una de las capacidades o potencialidades o competencias más avanzadas como ser humano que podemos hacer: planear, pensar, saber adónde queremos ir y cómo queremos ir, de alguna forma y dicho de forma simplificada, tener un proyecto, tener un plan, tener consciencia de lo que se quiere. Vivir el presente puede ser muy primitivo. Vivirlo y comprenderlo, saber dónde estamos y adónde queremos ir, y forjar proyectos de futuro-horizonte, me parece lo más avanzado de un ser humano, entre otras cosas, porque no está demasiado extendida esa práctica, y muchas de su formas de practicarla es sólo pensando en dinero y poder.

Roberto Carballo Y sinceramente, dinero y poder no son significativos a la hora de conocer la realidad que vivimos, sólo para que nos confundan y nos desvíen de nuestro ser social y de nuestras grandes capacidades para cooperar, para colaborar, para desarrollarnos como seres humanos.

Entradas relacionadas

Un comentario en «El aquí y ahora y …..»

  1. El aquí y ahora simplemente es el sentido de la realidad. Vivir la realidad nuestra, inmediata y social es básico, si no queremos movernos en la nostalgia o en la utopía. La nostalgia nos impide vivir, es como un “vivo sin vivir en mí”, y la utopía y casi todas las ideologías, nos llevan al mundo de los deseos, que casi siempre acaban en frustración y hasta en destrucción.

    Sentido de la realidad nos falta más en la medida en que los problemas son cada vez más grandes y se siguen acentuando, y pensamos que no hay salidas …. ni parece sentimientos …. ni nada. Pero una cosa es justificar que nos evadamos de encontrar el sentido de la realidad y vivir en ella, y otra que nos justifiquemos de no tenerlo, refugiándonos en un pasado que no fue o en un futuro que casi seguro que no será.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *