Invitación al respeto y …..

“Empezar exponiendo una cita, antes que nada, supone una invitación al silencio en medio del ruído y el alboroto habitual al inicio de la clase. Más allá del contenido de la cita, o lo que quiera sugerirnos, pronunciar unas palabras, con sus debidos ritmo y entonación (*), se convierte en una llamada a la reflexión y contemplación de uno mismo; es realmente importante la forma en que se lee y el tono con el que se hace. Además, en ocasiones estos comienzos ofrecen un ambiente en el que se irradia cierta sensación de unión, cierta integración grupal de quienes conformamos el aula. Creo que éste es un buen primer paso para introducirnos en una sesión académica o pedagógica

Escribe un alumno sobre su experiencia ante el hecho de que el profesor comience todas las clases con una cita de un autor …. de los suyos, que incite a la reflexión, a buscar y conocer sobre el tema, y que introduzca el tema de trabajo, en cierto modo, o al menos, cree unas buenas condiciones para trabajar.

——————–

Empecé con las citas a principio de la clase hace muchos años. Pensaba que el alumno que llegaba a la hora a clase no sólo tenía que esperar por profesor y los otros alumnos, haciéndoles perder su tiempo, sino que aún encima y a veces, el profesor se enfadaba porque los demás no habían llegado y la clase todavía no estaba completa, y ellos tenían que aguantar una especie de “chorreo” del que en absoluto eran responsables.

Y se me ocurrió tirar de mis lecturas, de mis autores, sobre todo, de aquellos que no eran los normales, sino que tuvieran una intención de interesar en cosas novedosas o diferentes o no conocidas, y al mismo tiempo, recuperar parte de la memoria que nos han legado. Desde el principio, funcionó bien, y si alguna vez hubo que dar alguna explicación de por qué empezar por una cita, se aludía a lo que me había llevado a ponerlo en funcionamiento: la necesidad de compensar el esfuerzo de los que estaban, por haber llegado a su hora y estar ahí. Era mi forma de recompensar su interés y su esfuerzo y al tiempo, era algo que los que llegarían tarde se lo perderían, con lo que tal vez la próxima vez llegaran más a su hora. Nunca aludí como explicación de las citas al principio, que sirvieran para reflexionar, o para pensar o para introducir los temas o para …… Además, no sólo eran citas, eran poesías, eran cuentos cortos, eran relatos incisivos, eran ejercicios de chi-kung o canciones pop o un poco de música clásica o …… En el fondo, era parte de mis principios, de lo que yo había conservado más vivo de lo que había vivido o leído o escuchado, y siempre teniendo mas de una razón para actuar como relator.

En ningún caso, se trataba de “culturismo” o de cosas de sabiondos, sino algo serio, formal, …. aunque en el fondo buscando entre mis influencias, aquellas que son facilitadoras de procesos de transformación y de cambio social, aquellas que podrían complementar lo que nos han enseñado, o podrían ser hasta contradictorias con la línea dominante del imaginario colectivo-social.

————————-

Ya digo, resultó tan bien y tuvo tanto éxito entre la mayoría de los alumnos, que ellos a su vez aportaron sus citas en sus blogs o en las clases o sus tareas de principio de clase ….. de manera espontánea, y yo, por mi parte, las fuí extendiendo a todos los cursos, ciclos de trabajo o hasta conferencias que he ido impartiendo. Al final, siempre me acabo llevando una cita ad hoc para un curso o un ciclo o una conferencia. No se trata de “epatar” al personal, sino de:
a) respetar a la memoria social, que muchas veces se ha olvidado o no ha querido conocer a ese autor;
b) generar un ambiente de trabajo y responsabilidad desde el primer momento de la clase;
c) aportar algo diferente, también de la materia que se está impartiendo;
d) incitar a la imitación o a la lectura de autores o a la copia de ejercicios u otras formas físicas de empezar la clase;
e) y siempre sintiendo lo que se hace, intentando ser el personaje con el tono, el ritmo, la voz, …. en último extremo, el sentimiento que hay detrás de cada una de esas posibles citas.

Y una cosa importante para mí: no busco diálogo inmediato o discusión o preguntas o sentimientos de los alumnos sobre lo que he leído o hemos hecho. Y en la realidad, casi nunca se ha producido y nunca motivado por mí. Busco un silencio reflexivo, unos momentos para meterse en uno mismo y pensar con tranquilidad, en la tranquilidad del silencio. Si produjese un debate sobre el tema, todo el efecto estratégico y a largo plazo, se diluiría en las desviaciones del debate. Con el gesto, se está diciendo: es bueno darse un respiro y reflexionar sobre lo que uno hace, sobre lo que puede hacer, sobre lo que le gustaría, sobre lo que no le gustaría, sobre si mismo.

—————————-

(*) Un ejemplo, siempre he pensado que cuando se lee en público un texto que está escrito, se hace normalmente de manera excesivamente rápida, de tal forma, que el auditorio no puede mantener la atención porque las cosas que se dicen son profundas e invitan a reflexionar, y el lector se apresura demasiado para poder ser entendido. El ritmo siempre es importante, pero más si uno quiere ser entendido y escuchado. No sirve de nada correr demasiado, sino dar la entonación y el ritmo preciso. Si se conoce bien el texto porque lo has vivido y está integrado en tu ser, podrás sentirlo, porque sino no lo estarías leyendo, y si quiero transmitirlo bien he de buscar el tono y el ritmo adecuados al caso. El “Escapista Koudini” que es el nombre de batalla del alumno que he reproducido al principio, un personaje realmente sensible y social, rapero y con sentimientos, me ha confirmado uno de los temas oscuros de mi trabajo con las citas: el tono y el ritmo. Gracias, una vez más.

Entradas relacionadas

2 comentarios en «Invitación al respeto y …..»

  1. Y, para acabar el razonamiento, sin yo no somos, y si no somos, no sabemos, y si no sabemos, no innovamos

    ——–

    Y el deseo hasta puede ser bueno si hay detrás una necesidad social, pero si sólo es deseo,nos destruye el yo

    ————–

    Todo camino hacia la inconsciencia, a que conlleva marketing-publicidad, es un camino hacia la perdición y el deseo

    ————-

    Y las manipulaciones de la innovación nos hacen mucho daño, porque son cosas como innovadoras, pero innecesarias, que generan deseos

    ———
    Y sin realidad, sin consciencia, no hay innovación, más que en sus formas manipuladoras

    ————–

    Adquirir consciencia de la vida es empezar a ser, a conocerse a sí mismo. Muchos problemas derivan de que vivimos inconscientex

    ————-

    El sentimiento es nuestro ser, nos acompaña, también en nuestro conocimiento. Siempre están mezclados

    ———–

    Si, el mejor ejemplo de alexithimico es el de un burócrata, de esos que sirven exageradax al poder o se visten de él para parecer alguien

    ———

    ¿Es posible trabajar o vivir sin sentimientos? Los ingleses buscaron en el griego y encontraron la palabra: alexithimia ¿algo común hoy?

    ————-

    ¿Por qué somos serios, parecemos responsables, si ocultamos nuestros sentimientos?

    ————-

    ¿Cómo es posible citar de carrerilla, sin mostrar el sentimiento implícito en lo que citas y en su autor?

    ———-

    alguien que lea algo, y que hace, atropellar la lectura, no permitiendo pensar al que escucha …… ¿estrés o ignorancia?

    —————-

    Comenzar las clases o lo que sea con una cita que invite al respeto y la reflexión ….
    https://www.robertocarballo.com/2014/09/05/invitacion-al-respeto-y/

    Mis reflexiones en twitter. Hay que leerlas al revés, de la última a la primera. No he cambiado el orden, porque resulta muy pesado.

Responder a roberto carballo Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *