Escuchamos mal. Cuando alguien sospecha que no lo estamos haciendo, nos pregunta: ¿me estás escuchando? y nosotros decimos que si, a veces, se amplía la pregunta y se dice: “entonces, que te estaba contando” y uno recurriendo a la memoria inmediata, le dice algo de lo que realmente no estaba escuchando. Cuando no escuchamos en grupo y todos hablamos casi al mismo tiempo, o cuando no escuchamos en el aula, sino que sólo queremos decir lo que “tenemos que decir”, estamos cometiendo un grave error no sólo de educación y de democracia, sino de utilidad de lo que hacemos. Si no escuchamos, mal podemos dialogar, y si no dialogamos, nuestro monólogo no va a encontrar mucha acogida en los demás. En definitiva, si uno quiere avanzar, escucha, escucha.

Pienso que es un defecto muy universal, pero que se acentúa en nuestra cultura -llamémosle, latina, por ponerle un nombre-, dónde estamos demasiado acostumbrados a escuchar mal, dentro del barullo que normalmente se produce en nuestros encuentros, tertulias, aulas o pasillos. Pienso que aprender a escuchar es algo que está de alguna forma implícito en aprender a cooperar y a valorar a los otros, pero tiene sus matices diferenciales y complementarios respecto al trabajo en grupo. Aprendiendo a trabajar en grupo es indudable que se aprende a escuchar, pero escuchar es un término más amplio que lo imprescindible para trabajar en grupo.

En el aula, sobre todo, en la universitaria -que conozco un poco mejor-, el profesor escucha poco y el estudiante tiene que escuchar demasiado. Existen por supuesto profesores que escuchan con atención y tienen un amplio respeto por lo que dicen los alumnos, pero no es una generalidad, y entiendo que es un punto débil de nuestro trabajo o formación como profesores que sería bueno corregir, al menos en cierta medida. Y es una pena, porque los estudiantes tienen muchas cosas y muy interesantes que decir, y hasta a veces se atreven y las dicen -sobre todo, si hay un espacio facilitado por el profesor-, y además, muchas cosas e informaciones que el profesor no tiene o no es especialista en ellas.

Si se hace posible un espacio de aprendizaje abierto a la participación, la escucha -por parte del profesor, y de todos en general- se hace imprescindible. En este tipo de espacios más democratizados y participativos, los alumnos trabajan un tema, normalmente en grupo, luego lo exponen, el profesor escucha y después de que varios grupos hayan hecho su discurso, hace una labor básica que es INTEGRAR los discursos parciales y darles un contenido referencial teórico que certifica la bondad de las aportaciones grupales.

Este formato de escucha activa-síntesis es básico cuando se trata de generar espacios participados. Además, la escucha y el silencio correspondiente, facilita la síntesis, la hace posible, porque un observador que interrumpe o participa de los diálogos activamente, es un mal observador. Y como la síntesis nace normalmente de una buena observación, integrada a partir de interrelaciones entre las partes, las síntesis y las referencias consiguientes están más que aseguradas.

Por lo que el grupo de estudiantes, en ese espacio, siente:
a) que ha trabajado y su aportación ha sido reconocida;
b) que ha sido reconocido en público, dado que sus argumentos han sido utilizados en la integración del discurso grupal, bien por el profesor o por otros grupos que añaden informaciones y análisis,
c) el timing del aula ha ido desde los elementos básicos, mínimamente inventariados, desde la realidad del espacio de aprendizaje, para poco a poco ir desarrollando las consecuencias y representación de lo que se aprende, para luego finalizar en un final provisional, una síntesis, que por supuesto, será punto de partida de nuevas investigaciones.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *