Liberarse: Paulo Freire

Paulo Freire dando “en el clavo”.
¿Cómo va a ser la educación del sistema capitalista
y del Estado capitalista favorecedora de la
participación, del pensamiento o de la vida, en general.
¡Imposible, totalmente imposible!

Siempre será una excepción,
algo que se perseguirá, que se buscará que se uniforme y
que de lugar a una educación dirigida, autoritaria y sin libertad ni democracia.

La palabra democracia tiene poco que ver con la realidad
de lo que el Estado del capital y los capitalistas mismos
piensan cuando dicen democracia.

El pueblo acaba alienado en un proceso educador
que reduce su libertad y le hace entrar
en contradicciones consigo mismo y con los que le rodean.
De esta manera, se consigue el efecto deseado: un gran caos.

Un caos que es aprovechado por el Estado y el poder económico
para legitimarse en el poder y destruir los intentos desde abajo y desde el medio
de transformar por fin la realidad en un lugar de participación y democracia.

PauloFreire.jpg

Durante los cursos que imparto empiezo cada clase con una cita de un maestro, muchos de ellos demasiado poco conocidos para lo que nos han aportado como personas a la humanidad. En buena medida, cito autores poco reconocidos por el poder y la sociedad (el poder sólo reconoce a los subordinados, a los sometidos, en cuanto alguno de estos ha mostrado discrepancias con su línea de poder y reproducción del mismo, son casi eliminados de la historia. Es cierto que a veces son recuperados en pequeños círculos y años después renacen, como buena semilla que son, pero el Estado tiende a ocultarlos, en vez de mostrarlos, y sin embargo, muestra a muchos que no son más que seres dependientes que han dicho lo que quería el Estado que se dijese).

“Mis” autores han aportado mucho, y han sido reconocidos, en términos generales, poco en relación a su valía. Uno de ellos es Paulo Freire, reconocido en su país y en América Latina, pero más como una idea o una ideología encubierta para uso de determinados grupos políticos o ideológicos que en la medida en que es un gran pedagogo, un gran revolucionario de la pedagogía y un transformador en formas y acciones de los contenidos clásicos y conservadores en que se mueve la pedagogía, en general. No es un adepto del sistema y cuando llegamos a Europa, Freire es casi totalmente desconocido y menos estudiado. Sólo en grupos muy avanzados o influídos por brasileños o brasileñistas se conoce y se estudia, pero ¿dónde se aplica en Europa? Diría que en ningún sitio o casi.

Sin embargo, es el último gran pedagogo, en el sentido de aportador de un modelo global para aprender-enseñar, innovador, renovador y transformador. Su “Pedagogía del Oprimido”, por sólo citar una de sus obras principales, es un nuevo punto de innovación para los espacios de aprendizaje.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *