Iba en mi coche viajando y oyendo uno de esos dvds que se graban más o menos al tum-tum, y no encontraba una música tranquila, aunque por fin salió una de Adriana Calcanhoto, que suavemente, dulcemente decía “Cómo vai vôcé?” (como está, como va, como le va ….). Una canción preciosa y al mismo tiempo, armoniosa y “educada” en el idioma de Camões.

Después de oirla tres veces y llegarme a emocionar de su texto y su significado y sus formas, me entretuve pensando en el uso del vôcé (usted) en portugués-brasileño. Para ellos es la forma que utilizan con todos, hasta con amigos y familiares, aunque alguna vez tutean (no conozco tanto el idioma como para saber diferenciarlo netamente, pero más o menos es eso). Me han pasado muchas cosas, muchas agradables y alguna desagradable y hasta tensa en mis visitas a Brasil o a Portugal, pero hay dos cosas que siempre me chocan: el uso del vôcé y el tono de voz, muchas veces inentendible, aún en situaciones crispadas, que se utiliza. Las dos son formas que tienen que ver con la educación y con los sistemas educativos reales y aplicados. De lo que en otro tiempo en nuestro país llamaríamos educación, de lo que mi abuela o hasta mi madre llamaría educación (“para que váis a la escuela, si habláis tan mal” “eso no te lo habrán enseñado en la escuela” ….. frases que he oido más de una vez de pequeño. Esta parte de la educación tiene mucho de ritual, de acordada, de ejemplar, en el sentido de que somos los profesores y los padres, los que iniciamos en el rito a los chicos/as y “les damos pié” para que ellos lo imiten. No puedo remediar sentir un poco -o un mucho- de envidia de una cultura que es capaz de interiorizar en el seno de las relaciones el respeto a través del idioma utilizado, o de usar tonos de voz en los que las cosas privadas se mantienen en privado.

Saludé a mis hijos y nieto cuando llegué, todavía en mis reflexiones sobre la educación. Mi nieto estaba con unas instrucciones en el ordenador sobre un juego. ¿Querréis creer que el que daba las instrucciones introducía en muchas ocasiones, expresiones “poco educadas” en su lenguaje, unas instrucciones que iban a ser escuchadas por niños/as? Me chocó y en cierto modo, me indignó, pero es como nos comportamos, como somos, casi como utilizamos o es nuestra lengua, y como la transmitimos a nuestros jóvenes. Nuestra “educación” es así ahora. Recordé el “exceso de formalismo” que había cuando era niño, el respeto expresado en forma de rito, hacia un maestro, hacia nuestros padres (en muchas familias, los hijos llamaban de usted a sus padres) y me dije: “hay cosas que deberíamos recuperar, aunque no sean tan restrictivas como eran”.

Y también me acordé de las enseñanzas de Confucio, de mi libro actual de cabecera, y de los ritos, de su importancia para conformar una sociedad armoniosa.

Entradas relacionadas

2 comentarios en «Educado»

  1. Letra de la canción de la que hablo

    Como Vai Você
    Adriana Calcanhotto

    Como vai você?
    Eu preciso saber da sua vida
    Peço alguém pra me contar sobre o seu dia
    Anoiteceu e preciso só saber

    Como vai você?
    Que já modificou a minha vida
    Razão de minha paz já esquecida
    Nem sei se gosto mais de mim ou de você

    Vem que a sede de te amar me faz melhor
    Eu quero amanhecer ao seu redor
    Preciso tanto me fazer feliz

    Vem que tempo pode afastar nos dois
    Não deixe tanta vida pra depois
    Eu só preciso saber…
    Como vai você?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *